La Constitución en transformación - Dr. Manuel Añorve Baños | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 06 de Febrero, 2018
La Constitución en transformación | La Crónica de Hoy

La Constitución en transformación

Dr. Manuel Añorve Baños

Durante los últimos 101 años, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, promulgada en Querétaro en 1917, ha sido el cuerpo normativo más importante de nuestro país, pues ha dado estabilidad social y política al pueblo mexicano. En ella se sientan las bases de nuestra organización como sociedad, y se reconocen los derechos y las libertades fundamentales de cualquier ser humano en nuestro territorio soberano; de igual forma, se establece la estructura de las instituciones que integran a nuestro Estado y su funcionamiento en el orden federal, así como las bases organizacionales en el orden estatal, en la Ciudad de México y en los municipios.

Ayer que los mexicanos conmemoramos un aniversario más de la promulgación del texto constitucional de Querétaro, recordamos que su contenido sigue conservando vigentes muchas de las principales postulados de la sociedad revolucionaria de principios del siglo XX, como es el trabajo digno y bien remunerado, la consolidación de nuestro desarrollo nacional integral y sustentable, la distribución justa del ingreso y la riqueza para lograr el pleno ejercicio de la libertad y la dignidad de los individuos y de los grupos sociales, así como la consolidación de la democracia como una forma de vida.

Hacer suya su integral observancia, es uno de los mayores retos con los que cuenta el Estado mexicano y las entidades federativas, existiendo avances pronunciados y significativos durante las últimas décadas.

Hoy la Constitución ha sido objeto de 232 decretos de reforma, que se traducen en 706 reformas constitucionales por artículo. Con ello nuestro texto fundamental se ha mantenido vigente a lo largo de más de 100 años, buscando su constante transformación para continuar rigiendo el actuar de los mexicanos y sus instituciones.

Muestra de lo anterior, y por sólo mencionar algunos de los cambios de paradigma más recientes, me permito mencionar la trascendental reforma en materia de derechos humanos del 10 de junio de 2011, que modificó una gran variedad de artículos, y la cual se traduce en una mejora para el ejercicio de nuestros derechos fundamentales. De lo anterior se deriva un nuevo sistema de justicia penal, que tiene como pilar de su funcionamiento el pleno respeto de los derechos humanos.

También han existido numerosos cambios a la estructura y funcionamiento de nuestro sistema político, y se han impuesto un mayor número de pesos y contrapesos entre los poderes públicos para lograr una mejor toma de decisiones en favor de los mexicanos.

Durante las últimas décadas, el respeto a nuestra Constitución Federal ha permitido una estabilidad social única, que se caracteriza por la convivencia pacífica y civilizada de nuestra nación; sin que ello quiera decir inmovilismo, o que estamos exentos de retos importantes a los que tenemos que hacer frente con mayor institucionalidad y gobernabilidad.

Por ello, nuestra Constitución Federal debe seguir transformándose para impulsar sus disposiciones y valores fundamentales para el ser humano, pero sobre todo garantizar su pleno goce en cada uno de los rincones del país. De esta forma, los mexicanos aspiramos a seguir la ruta del cambio en favor de nuestro estado de derecho.

 

Doctor en Derecho por la UNAM

@manuelanorve

Imprimir

Comentarios