Bienestar

Cuidar tu propio cuerpo es quererte

Veamos a la diabetes como una compañera de vida inseparable

Una correcta técnica de inyección marca la diferencia

Con motivo del Mes del Amor y la Amistad, Educadoras en Diabetes de Becton Dickinson invitan a las personas que viven con diabetes y a todo su entorno a reflexionar sobre el significado que tiene en sus vidas vivir con esta condición, para considerarlo un aspecto positivo más que una enfermedad y mejorar su calidad de vida.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición Medio Camino 2016 (ENSANUT MC 2016) en su estudio de diversas enfermedades crónicas en México, incluida la diabetes, se encontró que el 87% de los encuestados reciben algún tratamiento para controlarla. Se observó un incremento en el uso de insulina (11.1%) y en el uso conjunto de insulina y pastillas (8.8%), en comparación con lo observado en 2012 (6.5% y 6.6%, respectivamente). También se reportó que el 46.4% de las personas que viven con diabetes no realiza medidas preventivas para evitar o retrasar las complicaciones del padecimiento.

Ante este panorama, la Lic. Teresa Tafolla, Educadora en Diabetes, propone: “Veamos a la diabetes como una compañera de vida inseparable, la cual puede ser nuestra amiga o enemiga, dependiendo de cómo la tratemos y cómo nos cuidemos. Yo puedo determinar cómo será mi relación con ella. Si atiendo los cuidados y recomendaciones de mi médico tratante y me equipo de profesionales de la salud el impacto será muy positivo”.

El estilo de vida de una persona que vive con diabetes es el ejemplo de vida saludable que todas las personas deben tener, con esta condición o sin ella. Los tres pilares para el cuidado de la diabetes son: una alimentación balanceada, la activación física y el tratamiento con medicamentos orales o uso de insulina que el médico indique, ya que cada persona deberá consultar con su equipo de salud de acuerdo a sus posibilidades y conveniencias, ya que no hay dos casos iguales.

El estudio de hemoglobina glucosilada se recomienda para un monitoreo más certero de la diabetes ya que muestra en un período de tres meses qué está pasando en nuestro cuerpo y conocer si está funcionando el cuidado que estamos teniendo o si es necesario hacer modificaciones, a diferencia del monitoreo diario con glucómetro, que sólo muestra lo que está pasando en el momento. Ambos son buenos y necesarios para llevar un óptimo control de la glucosa y conocer nuestro estado de salud, ya que muchas veces es necesario hacer mediciones varias veces al día.

La recomendación oficial de los expertos en diabetes, en cuanto a las aplicaciones de insulina, es utilizar las agujas más cortas que existen: 6mm para jeringas y 4mm para dispositivos tipo pluma, éstas últimas con tecnología PentaPoint, que significa menor percepción de la inyección en la piel gracias a su corte de 5 biseles formando una punta diamante que permite un deslizamiento más suave, y con ello, una mayor adherencia al tratamiento.

Una correcta técnica de inyección marca la diferencia en la optimización de resultados y el aprovechamiento adecuado de la insulina. Es importante considerar una correcta selección y rotación de sitios de inyección y no reutilizar las agujas o jeringas, pues son dispositivos de un solo uso.

“En materia de amor, no hay uno mayor que el amor propio. Cuidar tu propio cuerpo es quererte y una de sus mejores expresiones es mantenernos saludables. Con disciplina y constancia podemos tomar las riendas de la diabetes y tener una relación positiva con ella. Siguiendo las indicaciones del médico se toman decisiones inteligentes e informadas para mejorar nuestra calidad de vida”, concluye la Educadora en Diabetes.

Imprimir