Mundo

Estados Unidos acusa a China, Norcorea y Rusia de ampliar su capacidad nuclear

Trump, caricaturizado como bebé con un misil en sus calzones en el carnaval de Maguncia, Alemania.

Estados Unidos denunció ayer que China, Corea del Norte y Rusia han incrementado y modernizado sus arsenales nucleares en los últimos años, una política que, aseguró, amenaza la seguridad mundial.

“Han aumentado la relevancia de las armas nucleares en sus estrategias de seguridad, y en algunos casos, persiguen el desarrollo de nuevas capacidades nucleares que amenazan otras naciones pacíficas”, afirmó este martes el embajador de EU ante la Conferencia de Desarme de la ONU, Robert Wood.

LA PREOCUPACIÓN REAL. El embajador estadunidense lamentó que mientras China, Rusia y Norcorea se rearmaban, su país no lo hizo, y ahora estos países “están aumentando su capacidad de amenazar a EU y a sus aliados”.

A pesar de todo, Wood dijo que Estados Unidos “no quiere ver a China y Rusia como adversarios, y quiere tener relaciones estables con ambos”. No fue tan conciliador con Pyongyang: del régimen norcoreano dijo que está a solo “meses” de tener la capacidad de atacar territorio estadunidense con un misil balístico nuclear.

ESPIRAL DE REARME. Hace apenas cinco días, el Pentágono presentó una revisión de la política nuclear de EU, que contempla volver a instalar lanzaderas de misiles nuclear en buques y renovar bombarderos estratégicos, submarinos nucleares y misiles balísticos intercontinentales.

El sábado, Rusia alertó que esta nueva doctrina nuclear estadunidense puede provocar una carrera armamentista en el mundo, ya que, a su juicio, supone una violación de los principios de disuasión estratégica.

“Ahora, otros países también pueden comenzar a introducir modificaciones. La nueva doctrina nuclear de EU es un producto de los imperialistas americanos”, dijo Leonid Slutski, jefe del comité de Asuntos Internacionales de la Duma, el parlamento ruso.

JUSTIFICACIÓN. En ese sentido, Wood argumentó que el rearme de Rusia, China y Norcorea justifica la modernización del arsenal atómico estadunidense, y aunque insistió en la finalidad disuasoria, no descartó que Washington pueda “atacar primero” si fuera necesario.

Finalmente, el diplomático aseguró que el presidente Donald Trump está comprometido con la no proliferación pero que al mismo tiempo no consentirá “ser segundo” en el ámbito nuclear, para proteger a EU y a sus aliados.

 

Imprimir