Academia

El Falcon Heavy, el cohete más grande del mundo, realiza con éxito su primer vuelo

Puso en el espacio una cápsula con un automóvil Tesla Roadster color rojo. La nave de la compañía SapceX mide 70 metros de largo y puede transportar más de 66 toneladas

El lanzamiento del Falcon Heavy se realizó a las 15:45 horas tiempo de Florida, Estados Unidos.

El gigantesco cohete Falcon Heavy, de la empresa privada SpaceX, inició ayer  desde el Centro Espacial ­John F. Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida, su primer vuelo, que situó en el espacio un automóvil eléctrico Tesla, y logró además el objetivo de recuperar sus tres impulsores.

El cohete, de 70 metros de alto y con capacidad para transportar más de 66 toneladas, despegó a las 15:45 hora local de la plataforma LC-39A de dicho centro de la NASA, la misma de la que despegaron los cohetes de las misiones Apolo con destino a la Luna (1961-1972).

Miles de personas contemplaron el lanzamiento desde las áreas habilitadas para ello en el Centro Ke­nnedy y se sumaron entusiasmados a la cuenta regresiva y se abrazaron, entusiasmados, al comprobar el éxito de la operación mientras se escuchaba la canción “Space Oddity”, de David Bowie.

Dos minutos y medio después del despegue, los dos cohetes laterales se separaron, y 30 segundos más tarde la cápsula con el Tesla Roadster de color rojo, con un maniquí llamado Starman al volante, se alejó del tercer proyectil y quedó al descubierto.

Los cohetes impulsores regresaron a una plataforma en Cabo Cañaveral. También estaba previsto que el cohete central aterrizase de vuelta en el océano Atlántico en un plataforma marina teledirigida.

El Falcon Heavy tiene 27 motores con una fuerza de empuje de más de 2 mil 500 toneladas, equiparable a la de 18 aviones Boeing 747. Su capacidad de carga dobla la del cohete más poderoso que había hasta ahora, el Delta IV Heavy de la United Launch Alliance (ULA, una empresa conjunta de Lockheed Martin y Boeing). El costo de un viaje del Falcon Heavy según SpaceX es de 90 millones de dólares, una cuarta parte de lo que hay que pagar por uno del Delta IV Heavy.

Una de las principales preocupaciones del presidente de Space X, Elon Musk, se centraba en el minuto posterior al despegue, cuando el cohete soportó la máxima presión aerodinámica.

Otro de los retos del lanzamiento de hoy era lograr el triple aterrizaje de los tres cohetes aceleradores de los que consta el Falcon Heavy, para ser reutilizados en futuras misiones, un procedimiento que SpaceX ya logró con uno de sus cohetes, el Falcon 9, y que ayer logró de nuevo con, al menos, dos de los tres.

El costo de una misión del Falcon Heavy es de 90 millones de dólares, y la capacidad de carga que puede transportar varía desde las 66 toneladas si el destino es la órbita de la Tierra a las 17 toneladas si el objetivo es Marte.

Y es que SpaceX tiene como ambicioso objetivo el “transportar humanos al espacio y recuperar la posibilidad de hacer misiones tripuladas a la Luna o Marte”.

RETRASO. Las miles de personas se congregaron en los alrededores del Centro Espacial Kennedy de la NASA, para asistir al histórico despegue del Falcon Heavy, tuvieron que esperar otras casi dos horas as que despegara el enorme cohete, debido a que su lanzamiento se retrasó por condiciones meteorológicas adversas.

Para alcanzar un lugar, esas miles de personas tuvieron que  madrugar y así tener buena visibilidad para no perder detalle del lanzamiento del Falcon.

Mientras que gran parte del público se congregó en playas como Cocoa Beach, donde el acceso era gratuito, algunos aficionados prefirieron asegurar, previo pago, una posición privilegiada desde el centro de visitantes del centro espacial de la NASA en Florida, para ver lo más cerca posible al cohete operativo más potente del mundo.

“El Falcon Heavy es un lanzamiento histórico. No me lo podía perder. Como ser humano presenciar algo así, con estas vistas y oír el ruido, es muy emocionante. Espero que el despegue vaya bien”, dijo Michael Tapes, una de las 2 mil personas que compraron el paquete más exclusivo para ver el lanzamiento por 195 dólares.

Cargado con un equipo fotográfico de primer nivel, aunque asegura que es sólo un hobby, Tapes sigue los programas espaciales de EU desde que era niño, y por ello no dudó en comprar el paquete de entradas Feel the Heat (“Siente el calor”) que le permite estar a seis kilómetros de la plataforma de despegue, la misma que utilizaron las misiones Apolo que llevaron al hombre a la Luna.

“A veces veo los lanzamientos desde mi casa, pero desde aquí la vista obviamente es mucho mejor. Si no logra despegar me decepcionaré, pero si despega y algo trágico pasa después eso significaría ir para atrás en el programa. Espero que sea un éxito. Pero en verdad puede pasar cualquier cosa”, aseguró Tapes.

Imprimir