Mundo

Melania no lo quiere ni tocar

Durmiendo con el enemigo. Así podría llamarse la película del matrimonio que duerme en la Casa Blanca. Ayer, Melania dejó claro que no está dispuesta a perdonar tan fácilmente el último escándalo sexual que salpica directamente a su marido, y se negó a darle la mano que éste le ofreció, a sabiendas de que estaban siendo grabados por una cámara de televisión.

La relación entre el presidente Trump y Melania se ha deteriorado a lo largo de las últimas semanas por el escándalo de Stormy Daniels, la actriz porno que tuvo una aventura con Trump en 2006.

A mediados de enero, la prensa destapó que los abogados del republicano pagaron a Daniels 130 mil dólares para tapar la relación extramarital del ahora presidente, que ocurrió semanas después de que naciera el hijo de la primera pareja, Barron Trump.

Imprimir