La impunidad en México y el Estado de derecho - Israel Moreno | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 06 de Febrero, 2018
La impunidad en México y el Estado de derecho | La Crónica de Hoy

La impunidad en México y el Estado de derecho

Israel Moreno

En la entrega pasada, advertíamos sobre uno de los principales problemas que tiene México y que es justamente su estado de derecho, uno de los grandes rezagos que hemos padecido en décadas por lo que hace algunos días, la organización internacional World Justice Project presentó su informe en el que nos coloca como uno de los peores en la materia, pues de 113 países, ocupamos el lugar 92.

En este informe presentado en Washington, podemos leer parte de la metodología del mismo, en la que llama la atención que luego de realizar más de 110 mil encuestas a ciudadanos y expertos de cada país en diversos rubros, entre ellos, estado de derecho, corrupción, acceso a la justicia y orden y seguridad, entre otros rubros, en los cuales México reprobó en todos excepto en uno que es gobierno abierto.

Para poner un ejemplo y dimensionar los datos anteriores, países de América Latina como El Salvador salieron mucho mejor evaluados que el nuestro en acceso a la justicia y percepción de sus gobernados hacia su gobierno, a pesar de los grandes rezagos que existen en aquel país centro americano de pobreza, desigualdad y demás problemas sociales que atravesaron.

Por si fuera poco, dicho informe coincide con lo publicado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDC), en donde señala insuficiente el combate a la corrupción por parte de México, por lo que el organismo internacional emitió 34 recomendaciones al Estado mexicano.

Más aún, infinidad de investigaciones y estudios de opinión han demostrado que la ciudadanía mexicana tiene una nula o muy poca credibilidad en sus autoridades judiciales respecto a la gran percepción de impunidad que existe en nuestro país, incluso el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), mediante la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública dieron a conocer que el 83% de los mexicanos considera que “nunca o casi nunca” son sancionados los criminales, lo que a su vez crea una pésima imagen de nuestras autoridades, y lo peor es que no existe confianza en las mismas.

Si a pesar de que todos estos datos y estudios no son nuevos, seguimos igual o peor en la materia, entonces podemos ver que el problema radica en la poca voluntad social, gubernamental y legislativa, pues desde el 2003 la mala percepción ciudadana ha ido en aumento y no se ha hecho nada al respecto.

Incluso recomendaciones por parte de organizaciones nacionales e internacionales van y vienen, y parece seguir de la misma manera y por lo que todo apunta que esto continuará por muchos años más, hasta que no haya un cambio radical en todo; social, gubernamental y legislativo, que asuman un compromiso en favor de una mejor imagen y no sólo eso, sino en un adecuado sistema de justicia penal que nos haga sentir más seguros pero que a su vez nos dé la confianza de que tendremos un acceso a la justicia más rápida y sin temor a ser revictimizados.

Lo anterior es de suma importancia puesto que ningún Estado puede denominarse democrático si no es justo y para ello debiera enfocarse en  su principal tarea que tiene de enfrentar con eficacia y honestidad, los problemas de inseguridad que afectan a toda la comunidad en especial los que están relacionados con el crimen organizado, por lo contrario, queda claro que no bastó un nuevo sistema penal, sino que se requiere, desde raíz, una reforma verdaderamente profunda en la materia que garanticen una eficaz estructura orientada a la investigación de los delitos y así puedan ser castigados mediante los diversos ordenamientos jurídicos como el Sistema de Justicia Penal, leyes federales y estatales así como reglamentos internos en el servicio público que den cabal cumplimiento al acceso a una justicia más equitativa como lo mandata el Artículo 17 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Hasta entonces, los estudios de opinión podrán arrojar los resultados deseados siempre y cuando cada uno de nosotros pongamos lo que nos corresponde asumir, desde brindar, como padres de familia una adecuada educación a las próximas generaciones, hasta denunciar todo acto de corrupción, por muy mínimo que sea en los diversos canales de denuncia. Sólo así cada uno de nosotros podrá sentirse parte de un verdadero cambio, pero usted, estimado lector, tiene la última palabra.      

 

@israelmorenori

 

Imprimir

Comentarios