Nacional

Más mujeres al gobierno, pero les dan puestos bajos

El nivel de mando en el organigrama federal está repartido con equidad sólo en el nivel más bajo. El estudio más detallado sobre equidad en la Administración Pública Federal fue presentado ayer

Escena de un cambio a primer nivel en el Gabinete Presidencial. Las cifras muestran mejoras en cuanto a la inclusión de las mujeres. En la foto, Rosario Robles, quien ha ocupado puestos de primer nivel, junto a sus colegas.

Las mujeres están integradas a los puestos de mando del gobierno federal principalmente en el modestísimo puesto de Jefatura de Departamento.

Sólo allí, en el peldaño más bajo de la escala de mando y la toma de decisiones, las mujeres representan 46 por ciento  de los puestos disponibles en las secretarías de Estado. Pero esto no implica que la equidad esté garantizada, pues aun teniendo nominalmente un nivel de mando similar, las mujeres suelen ganar menos que sus homólogos hombres. Todo esto es parte de los datos revelados ayer por el Estudio sobre la igualdad entre hombres y mujeres en Materia de Puestos y Salarios en la Administración Pública Federal 2017.

Al revisar subdirecciones o direcciones de área, el porcentaje de mujeres se reduce a alrededor de 37 por ciento y al llegar a las direcciones generales (altos mandos), cae por allí del 22 por ciento.

Lo poco positivo... Entre 2015 y 2017, periodo entre una medición y otra, se observó una mejora en materia laboral y de salarios entre hombres y mujeres. En el primer año, en 49 instituciones públicas se identificó que del total del personal empleado, 53.5 por ciento son mujeres, lo cual en términos cuantitativos, es positivo, pero esto es un equilibrio endeble que esconde la prevalencia del rezago en materia de salarios.

El presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, presentó el Estudio 2017 y precisó que aún el trabajo de las mujeres se concentra en puestos de menor nivel.

En un promedio general, se puede hablar de que 36.4 por ciento de ellas ocupan los puestos que van del nivel de Jefatura de Departamento al de Subdirección, y en contraparte, en niveles de Dirección General (un cargo con responsabilidades mayores) apenas representan el 22 por ciento.

Al respecto, el ombudsman nacional indicó que con tan bajo porcentaje de participación en puestos de toma de decisiones, la participación de las mujeres en la misma puede considerarse marginal.

Al presentar los resultados del Estudio sobre la igualdad entre hombres y mujeres en Materia de Puestos y Salarios en la Administración Pública Federal 2017, se aclaró que entre las mujeres empleadas en 49 dependencias e instituciones de la administración pública, “no se consideró al personal de las Fuerzas Armadas, que como sucede en el resto del mundo, cuenta con un bajo porcentaje de mujeres en sus filas”, establece el documento.

Así, al cotejar el 53.5 por ciento de mujeres enroladas como funcionarias o empleadas del gobierno federal, contra el 36.4 por ciento de las que ocupan puestos cuando se considera sólo los niveles medio y superior de mando, lo que se demuestra es que “las mujeres tienen menos presencia en las posiciones de liderazgo y toma de decisiones”.

En materia salarial, hay ocho instituciones que tienen una marcada brecha salarial promedio a favor de las mujeres: INEA, Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGSR), Coneval, Inmujeres, Inapam, Inafed, Conapred y Conadis. y para el caso particular de Inmujeres, Conapred y Conadis “en los puestos jerárquicos más elevados se incrementa el porcentaje de mujeres en direcciones generales”.

La titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP), Arely Gómez, resaltó que en 2015 se identificó una brecha salarial  entre hombres mujeres del 17.5 por ciento en contraste con la cifra del 2017 y que fue del 12 por ciento en secretarías y 7 por ciento en otro tipo de instituciones de la Administración Pública Federal, con lo cual, “se observa una tímida pero definida tendencia positiva hacia la consecución de la igualdad salarial de cargos en la gestión pública a nivel federal”.

Esto, dijo, es resultado de que el presidente de la República, Enrique Peña Nieto “ha sido muy enfático sobre la inaplazable necesidad de contribuir a la equidad de género desde la primera Sesión de Sistema Nacional para la Igualdad entre Hombres y Mujeres en 2016”.

Como ya se mencionó, el estudio descartó a las Fuerzas Armadas, pero mantuvo a la Policía Federal (parte de la Secretaría de Gobernación) entre los organismos analizados. Tanto la Policía Federal como la PGR salen relativamente bien libradas en cuanto a la capacidad para aumentar el número de mujeres en sus filas y en que gocen de remuneraciones iguales a la de sus homólogos hombres.

-Cadenas de mando

En la Administración Pública Federal existen puestos que, llamándose igual, tienen diferente poder de decisión y sueldo. Así, puede haber una Dirección General que, al estar a cargo de la toma de decisiones prioritarias, tiene un número de subordinados mayor y un sueldo superior a otro puesto con el mismo nombre.

Nominalmente se considera a los puestos de mando desde la Jefatura de Departamento; pero este nivel jerárquico (el único en el que hay cierto equilibrio entre hombres y mujeres) en ocasiones ni siquiera es considerado de mando real.

La cadena de mando en la Administración Pública Federal, de mayor a menor nivel jerárquico es:

Secretario

Subsecretario

Jefe de Unidad

Director General

Director General Adjunto

Director de Área

Subdirector de Área

Jefatura de Departamento

A partir de la Jefatura de Departamento se despliega el personal operativo, desde personal de apoyo, choferes, secretarias, hasta personal técnico y de otro tipo.

Los niveles de mando gozan de prestaciones extras como el seguro de separación del cargo.

 

Imprimir