Noticias del Imperio “X”

Juan Manuel Asai

Cuenta la leyenda que hace muchos años, más de tres décadas, en un lugar muy lejano, ubicado entre Playa del Carmen y Cancún, el arquitecto Miguel Quintana adquirió un terreno, digamos cinco hectáreas, en las que pensaba construirse una casa de campo, grandecita por cierto.

Al emprender los trabajos de limpieza del terreno encontró un conjunto de maravillas naturales, un pequeño paraíso. Fue entonces que la idea de la casa de campo fue desplazada por otra, todavía más extravagante: construir un parque de diversiones como una forma de socializar las maravillas del sitio. El parque llevaría el nombre de Xcaret, una región que fue centro mercantil de la cultura maya.

Esa idea extravagante se transformó con el paso de los años, con inversiones y creatividad, en un emporio turístico en Quintana Roo, estado líder en la industria de viajes a nivel continental. El grupo recibe más de 3 millones de visitantes cada año y tiene una plantilla laboral de 6 mil personas. Las primeras cinco hectáreas hoy son 300, más las que se acumulen. Escuché esta anécdota: para convencer a sus socios, tres hermanos y un amigo cercano, Quintana hizo el pronóstico casi fantasioso de un millón de personas a 30 dólares por entrada. La realidad superó de lejos a la fantasía.

Hace unos días visitó la Ciudad de México uno de los socios de Quintana, Carlos Constandse, que trajo al altiplano noticias del imperio. El grupo cuenta con siete parques temáticos, a Xcaret, siguieron Xel-Há, Xplor, Xenses, Xoximilco, Xavage (de inminente inauguración), el tour Xenotes, así como Xichén, una división de paseos de lujo a las zonas arqueológicas de la región, entre ellas algunas consideradas maravillas del mundo.

El grupo tomó otra decisión relevante: incursionó al mundo de la hotelería con un primer gran hotel llamado Hotel Xcaret México, inaugurado a finales del año pasado, que opera bajo el concepto de All Fun Inclusive, esto quiere decir que incluye el tradicional todo incluido más las visitas a todos los atractivos del grupo, lo que conforma un megapaquete irresistible. El hotel tuvo impacto inmediato, lo que ha sido un aliciente para acelerar los planes de construir otros hoteles tan pronto como sea posible.

El grupo de inversionistas al que pertenecen Quintana y Constandse ha seguido una estrategia de vértigo: reinvertir la mayor parte de sus ganancias. Este año, el 2018, la inversión del grupo será de 705 millones de pesos. Vale la pena subrayarlo, porque el grupo opera en un contexto social que en ocasiones supone un obstáculo que otros espectáculos asumen como una señal de bajar la velocidad y ser conservadores en su apuesta.

En el caso de Quintana Roo se percibe un entorno adverso desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca y las alertas de viaje emitidas por su gobierno, en las cuales estuvo incluido Cancún buena parte del año pasado. La alerta no fue gratuita. En esa plaza las bandas del crimen organizado han detonado una espiral de violencia inédita. Hay que añadir la fuerte competencia internacional, el amago de los grupos ambientalistas, además de la efervescencia política, con el exgobernador del estado y el exalcalde de Playa del Carmen encarcelados por corruptos.

A todo lo anterior el grupo le ha puesto buena cara. No se detienen. Su compromiso con México lo demuestran andando. Su historia de éxito incluye, repito, seis mil empleos directos, buenos negocios para los proveedores, casi todos ellos empresarios mexicanos. El imperio X detona desarrollo regional. Por eso hay que esperar que su buena racha se extienda.

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios