Nacional

Apoyará México en reintroducción de manatíes a Francia

La Semarnat informó que una vez que se tenga resuelto el protocolo científico, se determinara cuántos manatíes y cuándo serán enviados al país galo.

Foto: Cuartoscuro

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) informó que México colaborará con Francia para introducir manatíes en el país europeo.

Las dependencias gubernamentales responsables de la preservación del medio ambiente de ambos países acordaron impulsar un plan con medidas técnicas, científicas y legales para la recuperación del manatí en la isla La Guadeloupe, territorio de ultramar francés.

Como parte del proyecto, refirió la Semarnat, México evaluará la posibilidad de donar manatíes para su reintroducción en territorio marino francés.

La Semarnat informó que una vez que se tenga resuelto el protocolo científico, se determinara cuántos manatíes y cuándo serán enviados a Francia.

Esta labor, abundó la Secretaría, será en apego estricto a la legislación nacional y las regulaciones internacionales sobre la materia.

El proyecto fue acordado por el Grupo de Trabajo Binacional (GTB) para la investigación, la reintroducción en el medio natural y la conservación de los manatíes antillanos, que se reunió el 30 y 31 de enero, y forma parte del Arreglo administrativo para la Cooperación entre la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de los Estados Unidos Mexicanos y el Ministerio de cología, Desarrollo Sustentable y Energía de la República Francesa, firmado por México y Francia en junio de 2015.

El GTB, conformado por autoridades y expertos de universidades e instituciones de México y Francia, identificó acciones conjuntas en materia de investigación, conservación, atención de amenazas, educación y concientización pública para lograr la reintroducción exitosa del mamífero acuático en La Guadeloupe, así como su conservación en ambas naciones.

Desde hace 15 años, en México se celebra el Día Nacional del Manatí el 7 de septiembre y es considerado un animal tímido e inofensivo al que se observa solo o en pequeños grupos.

El manatí llega a pesar casi dos toneladas y a medir más de 3.6 metros de longitud, se alimenta de plantas acuáticas y, según relata la Semarnat, al arribo de los españoles a costas de América, el manatí fue confundido por los navegantes europeos con las míticas sirenas que, según las leyendas, cantaban para atraer a los hombres.

De acuerdo con la Semarnat, en aquellos tiempos las poblaciones de manatíes eran abundantes, pero durante siglos fueron depredados hasta quedar actualmente unos mil ejemplares.

Señaló que la caza para aprovechamiento de su carne, la captura incidental, la colisión con embarcaciones, las enfermedades infecciosas y parasitarias, los varamientos por desecación de lagunas, así como la pérdida, degradación y fragmentación de su hábitat, han colocado al manatí en peligro de extinción, listada en la Norma Oficial Mexicana Nom-059-Semarnat-2010, “en peligro” en la lista roja de la UICN y en el Apéndice I de la CITES.

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, en colaboración con el grupo de trabajo para la conservación del manatí, elaboró en 2010 el Programa de Acción para la Conservación de la Especie Manatí e impulsó la expedición de protocolos estandarizados para la atención de crías abandonadas, la rehabilitación de individuos varados y en necropsias de manatíes; en estas acciones se invirtieron 1.9 millones de pesos, entre 2011 y 2015.

La distribución del manatí es amplia y fragmentada, se encuentra en ríos, sistemas lagunares y bahías desde Veracruz hasta Quintana Roo, incluidos cenotes y caletas; pero también se encuentra en lagunas de Tamaulipas y Chiapas.

havh

Imprimir