Sismos de septiembre reabrieron revisión sobre la Línea 12 de Ebrard | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 07 de Febrero, 2018

Sismos de septiembre reabrieron revisión sobre la Línea 12 de Ebrard

Sismos de septiembre reabrieron revisión sobre la Línea 12 de Ebrard | La Crónica de Hoy

La obra más cuestionada de la administración de Marcelo Ebrard, hoy coordinador en la defensa del voto de Andrés Manuel López Obrador,  fue la misma que debió darle mayor lustre: la Línea 12 del Metro.

El trabajo de revisión administrativa en 2009, cuando la construcción de la megaobra estaba a la mitad, dio paso a una serie de cuestionamientos que han salido nuevamente a la luz como una consecuencia de los sismos de septiembre pasado.

En el centro de la controversia está una columna que resume la construcción de la obra. Nombrada por la numeración y ubicación como “la 69”, es uno de los enormes pilares que debían soportar el gran peso y estrés que generaría un convoy del Metro lleno viajando a buena velocidad. El tramo en particular era el corredor que va de la estación Olivos hasta Nopalera, pasando por Zapotitlán. Llamó la atención hace 8 años por incrementos injustificados de costos de construcción y volvió a ser el centro de los reflectores tras los sismos de septiembre pasado.

El tramo de Olivos a la Nopalera terminó siendo el único que frenó las operaciones de una línea del Sistema de Transporte Colectivo. Al centro, la 69.

APRECIACIONES DE LA ASF. Los gastos de construcción realizados en 2009 fueron observados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) a partir de los propios soportes documentales que el gobierno de Marcelo Ebrard cruzaba con las empresas contratadas. La megaobra avanzaba a marcha forzada para ser inaugurada en el año electoral 2012.

La Auditoría había decidido incluir el tramo Olivos-Nopalera debido a que los costos subían o bajaban a criterio de la empresa constructora, sin que el gobierno de la Ciudad hiciera requerimientos al respecto.

Al final, la Auditoría decidió que se incrementaron injustificadamente los montos pagados y tramos “que se pactaron en el contrato original a Precio Alzado y Tiempo Determinado y que, por medio del convenio modificatorio No. 1 del 26 de diciembre de 2008, modificó el costo sin motivar ni fundamentar incrementos”.

El SISMO. El 19 de septiembre, entre todos los horrores que se vivieron, el del Metro, el de la Línea Dorada, parecía menor. Algunos rumores de un descarrilamiento, pero nada de víctimas fatales, así que el asunto podía quedar en el olvido... Pero no. Lo que vendría después era el cierre por un mes de varias estaciones… justo en el tramo donde las obras habían resultado injustificadamente onerosas.

Al final, varias columnas y trabes despertaron dudas sobre su capacidad de seguir operativas. Una de ella ya era conocida, era la 69 la que debió ser apuntalada entre el día 20 y el 30 de septiembre. Después fue sometida a intensas pruebas de resistencia que incluyeron el paso simultáneo a velocidad operativa de dos trenes.

El 26 de octubre de 2017, Jorge Gaviño, director del Metro, compareció ante legisladores locales para explicar qué estaba ocurriendo. Refirió que las columnas y trabes implicadas debían ser atendidas por “una falla estructural de origen” en la 69.

Los trabajos se prolongaron hasta principios de este año. Finalmente, ya con el servicio a usuarios plenamente reestablecido desde octubre, Gaviño pudo aseverar definitivamente que “reparamos la columna 69 y pusimos unos tirantes que garantizan la estabilidad…”.

Imprimir