Espectáculos

La boda de Valentina, sátira rosa sobre las fronteras

Bajo la dirección del cineasta Marco Polo Constandse, La boda de Valentina, es la cinta que hoy se estrena en las salas de cine comerciales, el filme mostrará con toques de comedia un triángulo amoroso en el que se podrá percibir la idiosincrasia entre un mexicano y un estadunidense, con una sutil sátira de la política nacional.
La trama del filme está centrada en el amorío entre Valentina interpretada por Marimar Vega; Jason interpretado por Ryan Carnes y Ángel a quien le da vida Omar Chaparro, el ex novio de ella, a través del cual también muestra las diferencias culturales entre México y Estados Unidos.
“Creo que todo los que vivimos fuera cada vez que vamos a nuestro país, nos damos cuenta de que estamos muy felices en Estados Unidos, pero también estamos muy felices cuando vamos a nuestros países”, señaló la actriz Marimar Vega residente en Los Ángeles, California.
En esta comedia romántica el personaje de ella tiene que escoger entre una vida idílica en Estados Unidos y la caótica vida de su México natal, desde donde “sus raíces la llaman”.
La actriz mexicana Marimar Vega, protagonista del filme, dijo que la cinta llega en un buen momento para reírse un poco del amor y odio que siempre ha habido entre los dos países, “Es una comedia romántica donde creo que se van a reír mucho, donde la gente que vive fuera de su país va a entender perfectamente lo que le pasa a Valentina”, dijo.
Dentro de este proyecto distribuido por Videocine, en el que también actúan Sabine Moussier y Jesús Zavala. El director explicó a los medios que un reto para este largometraje fue precisamente filmar en los alrededores del Monumento a la Revolución, ya que debían lidiar con las diversas actividades que hay en la zona.
La cinta que se filmó tanto en la Ciudad de México como en Toronto, Canadá, y la cual se estrenará de manera simultánea en México y Estados Unidos el 9 de febrero justo a tiempo para el Día de San Valentín, mostrara algunos de los aspectos culturales más representativos de México como la lucha libre y los tradicionales “toques, toques”.

Imprimir