Propuesta maniquea de consulta popular

Luis Sánchez Jiménez

En la Gaceta Parlamentaria de la Cámara de Diputados del martes 19 de septiembre de 2017 —el mismo día que los habitantes de la Ciudad de México y otras poblaciones padecimos un sismo de gran magnitud que causó la pérdida de vidas humanas y múltiples daños en inmuebles—, esa mañana apareció publicada la solicitud para realizar una consulta popular con el aval de 214 firmas de diputadas y diputados del PRI y del PVEM. Con un bajo perfil, debido sobre todo a la concentración de la información relacionada con las consecuencias de los sismos de septiembre, poco se conoció de esta propuesta que guarda relación con la seguridad pública, específicamente con la discusión en torno al Mando Único Policial.

Las diputadas y los diputados del PRI y el PVEM consideraron que los meses de discusión legislativa en torno al modelo idóneo de mando en las corporaciones policiales en México ya no eran necesarias, que era mejor proponer una consulta a la población y dejar que ésta tomara “la mejor decisión”. Para ello propusieron la siguiente pregunta: “¿Estás de acuerdo en que nuestro país tenga 32 policías profesionales, una por cada estado, en lugar de las más de 1,800 policías municipales que, de acuerdo a distintos estudios, están mal capacitadas, mal equipadas y mal coordinadas?”.

Parece un mal chiste, una ocurrencia legislativa, pero la mayoría que conforman PRI y PVEM en aquella Cámara les permitió aprobar en Comisiones y en el Pleno, el pasado 13 de diciembre de 2017, tan aberrante propuesta. El PRI y el PVEM sostienen, con su actitud, que las actuales corporaciones estatales de policía gozan del mayor prestigio y son impenetrables a la infiltración del crimen organizado. Colocar de manera maniquea un escenario idílico donde las policías estatales son todas “profesionales” frente a las policías municipales, sin distinción alguna, que están permanentemente mal coordinadas, capacitadas y equipadas, es de una simpleza absurda.

Pero además, de acuerdo con el artículo 35 de nuestra Constitución Política, las consultas populares tienen restricciones, entre ellas, que no podrán versar sobre “los principios consagrados en el artículo 40 de la misma” que hace referencia a la voluntad del pueblo mexicano en constituirse en un “República representativa, democrática, laica y federal, compuesta por estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior…”. De modo tal que, pretender imponer mediante una consulta popular el tipo de régimen interior de las entidades federativas en materia de organización de las policías estales y municipales, vulnera el Pacto Federal contenido en el citado artículo 40 y en los artículos 39, 41, 115, 116 y 117 de la propia Carta Magna.

La Cámara de Senadores, actuando como Cámara revisora, analizará tal propuesta de Consulta Popular. De antemano, el Grupo Parlamentario del PRD se opondrá a dicha pretensión y argumentará su improcedencia; no obstante, como sólo se requiere mayoría simple de ambas cámaras, existe la posibilidad de que el mismo bloque legislativo PRI/PVEM más los senadores tránsfugas que ahora apoyan al partido en el poder, puedan conformar dicha mayoría.

No cabe duda de que cuando los argumentos se agotan, el gobierno y su partido optan por la maniobra populista que tanto critican. Esta vía de consulta no resolverá el dilema del mejor modelo policial para el país. Ahí están ejemplos de alternativas al modelo de mando único que, por cierto, no ha mostrado ser infalible sino más bien lo contrario: corrupto e ineficiente. El caso del municipio de Nezahualcóyotl es uno donde no se firmó el convenio con el gobierno del Estado de México para ser parte del mando único, sin embargo ha puesto en marcha desde hace varias administraciones, un modelo de policía de proximidad, cercano a los barrios y colonias, con redes ciudadanas efectivas para mejorar la prevención y combate al crimen; la población percibe como mejor y más eficiente a la policía municipal que a la estatal y federal, pero además las estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública muestran el éxito de este modelo de coordinación con las otras policías y las fuerzas armadas.

Adicionalmente, la mayoría priista y verde ecologista rechazaron tajantemente la minuta enviada por el Senado a la Cámara de Diputados sobre Mando Mixto policial, ahora quieren imponer su punto de vista haciéndolo parecer como mayoría popular y eso no lo va a permitir el PRD en el Senado. Vamos a argumentar y a convencer a otras fuerzas políticas para impedir este capricho del viejo régimen.

 

Luis Sánchez Jiménez Coordinador del PRD en el Senado de la República

Imprimir

Comentarios