Mundo

Crisis humanitaria en Venezuela golpea a Colombia

Santos endurece controles tras el éxodo imparable de venezolanos. EU ofrece ayuda a refugiados, pero pide que se queden cerca de la frontera “para que regresen cuando se restaure la democracia”

El éxodo imparable de venezolanos que huyen a Colombia de la gravísima crisis económica en su país y que ha formado ya una bolsa de 550 mil refugiados en el país vecino ha hecho sonar todas las alarmas en el gobierno de Juan Manuel Santos, que teme que la situación se les pueda escapar de las manos.

En un intento de atajar un problema que amenaza con agravarse en los próximos años, dado el empeño del régimen chavista de perpetuarse en el poder, Bogotá implantó desde ayer, con carácter inmediato, un control migratorio más duro.

“La situación compleja que se vive en el país vecino es un fenómeno que impacta nuestro país”, aseguró el director general de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento.

Una de las medidas anunciadas ayer fue suspender la expedición de Tarjetas de Movilidad Fronteriza (TMF), usadas por los ciudadanos de regiones de frontera para cruzar los límites nacionales. Hasta ahora, con estas tarjetas, los venezolanos no podían trabajar en Colombia, pero sí pueden permanecer siete días en el país. También se creó un Grupo Especial Migratorio (GEM) para reforzar aún más el control y “la lucha frente al contrabando en la frontera”, explicó Krüger.

Tensión en la frontera. Miles de venezolanos que intentan entrar a Colombia por el paso fronterizo de Cúcuta protagonizaron ayer momentos de tensión en el puente internacional Simón Bolívar donde comenzaron a regir los controles de acceso. La multitud, que desde tempranas horas espera bajo un sol inclemente que las autoridades colombianas revisen sus documentos, intentó saltarse las vallas metálicas, lo que obligó a la intervención policial.

Los uniformados que habitualmente supervisan el paso fronterizo junto con agentes de Migración Colombia recibieron el apoyo del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía colombiana e incluso fueron movilizadas tanquetas para controlar la situación.

Trump interviene. Estados Unidos, cada vez más involucrado en la crisis venezolana, aseguró ayer que está dispuesto a proporcionar a Colombia ayuda técnica y humanitaria para atender a los inmigrantes venezolanos.

Palmieri señaló que aboga por “mantenerlos cerca de la frontera con Venezuela porque quieren volver a casa cuando la democracia sea restaurada en su país”.

El subsecretario lamentó una vez más que Maduro no permita la entrada de la ayuda humanitaria. “Si Maduro nos permitiera que la asistencia de alimentos y servicios médicos llegara al pueblo de Venezuela podríamos tener un impacto directo”, sostuvo.

Cada semana mueren cinco niños de hambre

Un grupo de cuatro relatores de la ONU instó ayer al gobierno de Maduro a tomar medidas para remediar las “alarmantes condiciones de vida”. “Millones de personas están padeciendo la falta de alimentos, de medicamentos esenciales, la carestía de bienes de primera necesidad, incluyendo de higiene personal, cortes de electricidad y condiciones de vivienda inadecuadas”, señalaron.

En 2016 más del 50 por ciento de la población venezolana vivía en pobreza extrema, “cifra que sin duda se ha incrementado si se considera que la inflación alcanzó más del 2 mil 400 por ciento en 2017”, subrayaron.

Según los expertos de la ONU, algunas estadísticas muestran que la desnutrición está afectando ya a 1.3 millones de personas y que de media cinco o seis niños mueren cada semana por la falta de alimentos.

Recalcaron además que el desabastecimiento crónico de medicinas y equipos médicos en los centros de salud “está provocando muertes que se podrían prevenir”.

Imprimir