Salud

Mamá, tengo cáncer en la sangre

Salud pública. Con tratamiento alternativo, una mexicana de 20 años de edad supera un subtipo de leucemia en un mes. A poco más de un año de no presentar secuelas de la enfermedad, logra un embarazo satisfactorio y celebra el Día Mundial del Cáncer 2018 con una bebé sana en brazos

Una orden de internamiento fechada para el 17 de octubre de 2016 se quedó esperando a su paciente. María Fernanda G., quien tenía diagnóstico de un subtipo de leucemia y que además había sido sometida a un ciclo de quimioterapia, salió del hospital para no volver.

La joven de 20 años abandonó el nosocomio pese a las indicaciones del hematólogo tratante, quien de acuerdo con sus papás advirtió: “Yo te puedo garantizar que si te vas, en cuatro meses vuelves a regresar pero… ¿Sabes cómo vas a regresar? ¡peor de lo que llegaste!... sólo le vamos a dar tres o cuatro días para que esté en su casa y descanse pero tiene que volver porque si no, no va a sobrevivir”.

Restablecida, María Fernanda abandonó el nosocomio el primer día de octubre de 2016, justo un mes después de su ingreso. Un año y tres meses después, La Crónica de Hoy acude a este centro de salud para entrevistarse con el médico tratante, a quien en lo sucesivo se le denominará El doctor, ya que no se pondrá en tela de juicio su profesionalismo y tampoco el de la institución.

La hoja de referencia del IMSS marcada como urgente con número de seguridad social 0111961671, fechada el 1 de septiembre de 2016, indica que la paciente es diagnosticada con leucemia promielocítica aguda. El documento apunta que, al momento del ingreso, María Fernanda tenía dos semanas con síndrome anémico (cansancio) pero que no presentaba datos de disminución de oxígeno en algún tejido (hipoxia tisular), fiebre, fallas en médula ósea (síndrome infiltrativo) o hemorragias, siendo este último, uno de los signos más comunes.

El sábado pasado (03/02/18), María Fernanda regresó a trabajar después de que se terminó el periodo de maternidad. Su bebé, de poco más de un mes de vida, nació en el Hospital Magdalena de las Salinas del IMSS sin ninguna complicación. Ella afirma haber recuperado su vida y ahora aún más con su hija, hechos que los médicos le habían pronosticado que no ocurrirían.

Mesa de disección. Para asegurarse de que la leucemia había cedido, María Fernanda acudió a la Unidad PET/CT de la UNAM a practicarse una tomografía de medicina nuclear, la cual determina la actividad metabólica de las células de todo el cuerpo humano. Este complejo tecnológico es utilizado para estudios de personas con cáncer, enfermedades del corazón, trastornos neurológicos, entre otros.

La hoja de resultados expedida por la Unidad PET/CT de la UNAM (No. De Admisión 9273000206469) indica que el estudio se realizó el 22 de febrero de 2017 y que la paciente se encontraba asintomática, es decir, sin rastro de leucemia. El documento también apunta que María Fernanda recibió terapia alternativa y que fue referida por el ingeniero Héctor Penagos González.

Los papás de la joven contaron que tuvieron acceso a la terapia alternativa porque la psicóloga que atendía a María Fernanda les había comentado que su abuelo padeció cáncer de próstata avanzado y que le había funcionado la terapéutica del ingeniero Penagos González.

Al ingresar al hospital, María Fernanda recibió quimioterapia de manera inmediata, El doctor explicó que este tipo de leucemia es muy agresivo y que en pocas semanas puede provocar la muerte del paciente. También indicó que con tratamiento oportuno las posibilidades de recuperación llegan a ser de noventa por ciento.

La joven mamá platica que con la primera quimioterapia la pasó muy mal, pues sentía mucho calor y que se quemaba, incluso mencionó que se le comenzó a caer el cabello.

La primera vez que María Fernanda ingirió la terapia alternativa fue el 10 de octubre estando internada en el hospital, a partir de ahí comenzó a mejorar al grado de que los mismos médicos no entendían qué era lo que estaba ocurriendo. “Martes y jueves me hacían análisis de sangre y no entendían qué era lo que estaba ocurriendo. Incluso hasta me decían que si me veían en la calle, podían jurar que no tenía nada”, comentó la superviviente.

Conforme se acercaba el primer mes de internado, la paciente se sentía mejor, razón por la que decidió abandonar el hospital y tanto ella como sus familiares le comentaron a El doctor que se seguiría atendiendo con una terapia alternativa, la cual fue categóricamente descalificada por el especialista.

En entrevista, el doctor explicó que en cáncer el tiempo es vital, que la leucemia que afectó a María Fernanda requiere de un tratamiento apegado a protocolo, pues de lo contrario las posibilidades de recuperación disminuyen a más de la mitad. Asumiendo su responsabilidad como hematólogo tratante, El doctor expidió la orden de internamiento para “terapia de consolidación”, es decir, con el fin de suministrar más quimioterapia que afianzara el tratamiento de la paciente.

La razón por la que El doctor descalificó la terapia alternativa, es porque no son nuevos los casos de curas milagrosas que al desviar tratamientos hacen perder tiempo al paciente, con lo que empeoran y hacen perder las pocas o muchas posibilidades de recuperación.

El ingeniero químico Héctor Penagos, quien formuló la terapia alternativa hace 61 años, coincide con esta opinión, explicó que su terapéutica no es un medicamento, ya que se registró como suplemento alimenticio ante la Secretaría de Salud y exhortó a instituciones públicas y privadas a que se analicen sus potencialidades, las cuales tienen como base los ácidos grasos.

¿Quieres saber más de esta historia?

Dejamos a tu disposición un video en el que se detallan los pormenores de este caso. Puedes buscarlo en Youtube con el nombre: “Mamá, tengo cáncer: la historia de María Fernanda G”.

 

Imprimir