C.C.P. Fausto Vallejo Figueroa, exgobernador de Michoacán - Arturo Maximiliano García | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 09 de Febrero, 2018
C.C.P. Fausto Vallejo Figueroa, exgobernador de Michoacán | La Crónica de Hoy

C.C.P. Fausto Vallejo Figueroa, exgobernador de Michoacán

Arturo Maximiliano García

Cuántas veces debe estar un político en las boletas, debe ser decisión de un partido, de su dirigencia o de sus militantes. Cuántas veces debe un candidato ocupar un cargo de elección popular, está en manos de los electores y su voto. Ésta me parece debería ser la lógica de su postulación para ser, por quinta vez, Presidente Municipal de Morelia, aunque algunos piensan que esto no debe ser así, que el primero en cuestionarse su candidatura debe ser usted mismo.

En México existen políticos que han ocupado cargos de elección por muchos años consecutivos. Principalmente se encuentran aquellos legisladores que brincan de una cámara a otra, tanto locales como federales, permaneciendo por décadas en estos cargos, incluso de manera ininterrumpida, situación que ahora será mas evidente toda vez que tanto diputados locales como federales y Senadores que se elijan este 2018 podrán reelegirse hasta durar en su encargo hasta doce años consecutivos. En las gubernaturas no hay reelección, mientras que los alcaldes podrán ya reelegirse, aunque anteriormente podían volver a ocupar el cargo cuantas veces quisieran siempre y cuando no fueran periodos consecutivos.

El caso de Fausto Vallejo es quizá el más emblemático en relación a aquellos políticos que han gobernado su municipio en varios periodos constitucionales, cuatro veces.  Quizá haya casos parecidos de reelecciones en municipios de menor relevancia administrativa y poblacional pero no en una capital de un Estado.

Si bien, no en todos los casos fue por elección, una vía el interinato, lo cierto es que logró ganar la contienda a la alcaldía de Morelia por el PRI en la misma elección donde el PRD se alzó con la victoria en la gubernatura con Lázaro Cárdenas Batel, así como en otra ocasión más durante el dominio perredista en su estado. Fue además quien recuperó para el PRI la gubernatura de Michoacán, aunque a la larga resultaría desastrosa como gestión, entre una grave enfermedad que lo aquejó y colaboradores coludidos con el crimen organizado, así como la percepción que su misma familia pudiera tolerar, por decir lo menos, el gran control que ejercía la delincuencia en ese Estado. 

Si merece o no una quinta oportunidad como alcalde de Morelia, es una decisión de tres donde dos ya se pronunciaron. El primero usted, convencido que las veces que estuvo al frente lo hizo bien y con honestidad, el segundo un partido político diferente al que militó durante 40 años, que lo postula para las elecciones de julio próximo. La tercera parte en la fórmula son los morelianos, que harán una valoración objetiva y subjetiva de su paso por la política michoacana, de las diferentes presidencias municipales que encabezó, teniendo sin duda como referente más cercano su desempeño como gobernador, incluso su salud, que en su momento tanto le impidió, en apariencia, atender sus labores como ejecutivo.

Postularse a un cargo, sea la primera, la segunda o la décima vez, siempre debería implicar un acto de conciencia y reflexión de quienes aspiran a los cargos, aunque esto poco o nunca sucede. Hay otros que siguen buscando una liana antes de soltar la otra, con desempeños que dejan mucho que desear, sin embargo ahí siguen. Su decisión fue sí participar, al grito de “no hay quinto malo”, ahora está en manos de los electores.

 

maximilianogarciap

@gmail.com

 

Imprimir

Comentarios