Otra vez, Anaya en el banquillo de los acusados

Miguel Ángel Rivera

No se la va a acabar”, dice una expresión popular cuando alguna persona es criticada o acusada de algún aparente ilícito y no tiene manera de comprobar la falsedad de los cargos.

Esto se puede decir del expresidente del PAN y ahora virtual candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés, a quien de nueva cuenta tienen acosado con acusaciones de enriquecimiento inexplicable.

Anaya fue exhibido antes de que se confirmara su posición de precandidato presidencial y, en apariencia, “la había librado”. Sin embargo, una nueva denuncia, publicada por la revista Proceso, lo involucró en el mal manejo de una fundación, que aparentemente sirvió para encubrir cuantiosas operaciones inmobiliarias.

Esa filtración fue retomada por la organización Movimiento Consenso Ciudadano por Querétaro —representada por Javier Alejandro Olvera Velázquez y Teresa Roldan Soria— para presentar una denuncia ante la PGR por los presuntos delitos de enriquecimiento ilícito, fraude, operaciones con recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal.

Mientras se decide si existe materia para iniciar una investigación judicial, Anaya estará limitado políticamente, pues a partir del lunes venidero los precandidatos están obligados a mantener silencio hasta que empiece el periodo de campañas, el 30 de marzo. Un plazo demasiado grande para resistir la metralla.

“Volvió a empezar la guerra sucia porque el PRI ya no encuentra cómo levantar la campaña en ruinas de su candidato, que va en franca picada. No me van a distraer, vamos a seguir adelante y vamos a ganar las elecciones”, respondió por lo pronto Anaya, quien todavía este fin de semana tendrá foro para nuevos comentarios de tipo político, durante los cierres de campaña propio y de otros candidatos, pues se asegura que estará hoy al lado de la candidata al gobierno de la Ciudad de México, Alejandra Barrales Magdaleno, pero también se le anuncia para acompañar en Xalapa a Miguel Ángel Yunes Márquez, y en Mérida a Mauricio Vila Dosal.

La Cosecha

Por cierto, en los días finales para presentar firmas que acrediten a candidatos independientes, aumentó el número de aspirantes al Gobierno de la Ciudad de México, en donde todo apuntaba para un enfrentamiento directo entre la mencionada Barrales, por la coalición PAN-PRD-MC, y Claudia Sheinbaum, de Morena-PT-PES.

A la lista se sumó Mikel Arriola, de la alianza PRI-PVEM-Panal, a quien se le conceden pocas posibilidades de triunfo, pero que ha logrado mejorar los pronósticos sobre la cantidad de votos que obtendrá.

Del lado de los independientes, cumplió con los requisitos Pedro Pablo de Antuñano, quien también adquirió fama temporal por una acusación que no se pudo probar, de manejo de recursos de origen dudoso.

El ahora candidato independiente trabajó con los gobiernos capitalinos desde Cuauhtémoc Cárdenas hasta Miguel Ángel Mancera, pero marcó distancia tanto del PRD como de Morena y optó por una candidatura independiente.

Con muy buenas cuentas entregó el alcalde de Guadalupe, Nuevo León, Francisco Cienfuegos, la presidencia de la Red Mexicana de Ciudades Amigas de la Niñez (RMCAN). En año y medio, el funcionario y su esposa, Lucía Todd, lograron la afiliación de 96 municipios, con lo que el total pasó de 106 a 201. Además lograron acuerdos con organismos internacionales como UNICEF y Save The Children para programas de protección a menores de edad y prevenir la violencia en los hogares.

riverapaz@prodigy.net

riparacangel@hotmail.com

Imprimir

Comentarios