Bienestar

Braquiterapia, ataque interno al cáncer cervicouterino

La braquiterapia guiada por imágenes ofrece una ventaja para minimizar los efectos secundarios

La braquiterapia permite eliminar a las células malignas desde dentro

A nivel mundial el cáncer cervicouterino es el tercer tipo de carcinoma más común en las mujeres, razón por la cual los tratamientos para el combate a esta enfermedad han evolucionado de tal forma que hoy en día se cuenta con tecnologías que permiten eliminar a las células malignas desde dentro.

La braquiterapia es una forma de radioterapia por la cual se colocan fuentes radioactivas dentro del cuerpo o tumor para administrar radiación desde adentro hacia afuera. Esta forma de terapia es ideal para administrar una gran dosis de radiación a los tumores con un efecto mínimo sobre los tejidos normales circundantes.

De acuerdo con el Dr. Andrew Farach, Radio-Oncólogo y Profesor Asistente del Institute of Academic Medicine & Weill Cornell Medical College del Houston Methodist Hospital, “existen dos formas de administración de la braquiterapia: intracavitaria (dentro de una cavidad corporal) o braquiterapia intersticial (colocando agujas a través del tumor o tejido) para administrar una radioterapia precisa. La braquiterapia también se puede dividir en dosis baja (LDR), dosis pulsada (PDR) o alta dosis (HDR).”

Agregó que, “la braquiterapia es una técnica de radiación que es utilizada desde hace décadas en el Houston Methodist Hospital, para diferentes tipos de cáncer, sin embargo, recientemente hemos invertido en la expansión de aplicaciones para la braquiterapia adaptada de alta dosis, guiada por imágenes, a fin tener mayor precisión y calidad, así como la comodidad para el paciente de tener un tratamiento ambulatorio.”

“La braquiterapia guiada por imágenes ofrece una ventaja para minimizar los efectos secundarios a largo plazo de la terapia al minimizar la dosis a estos tejidos aledaños al tumor.”

La braquiterapia es un tratamiento que requiere de un equipo multidisciplinario que incluye un Radio-Oncólogo, Físioradiólogos y un equipo de enfermería.

Para finalizar, el Dr. Farach aseguró que actualmente en “Houston Methodist Hospital, estamos tratando más de 380 casos de braquiterapia por año. La mayoría de los pacientes son tratados con intención de cura, lo que significa que se espera que estos pacientes tengan una mayor expectativa de vida. Asimismo, en el Houston Methodist estamos enfocados en minimizar el riesgo de efectos secundarios a largo plazo.”

Imprimir