Bienestar

Mujeres lactantes deben cuidar su salud con una buena alimentación

Es importante que en su alimentación incluya alimentos como lácteos y derivados, carnes rojas, blancas, leguminosas secas, frutas y verduras.

Las frutas y verduras deben de estar presentes en las cinco comidas

La Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) recomienda a las mujeres lactantes una adecuada alimentación, ya que, además de proporcionarle nutrientes a la madre, garantiza la producción de leche para el bebé.

La nutrióloga de la SSJ, Sigrid Pimentel Martín, afirmó que “la alimentación de la madre lactante es de gran importancia, dada la influencia que la ingesta de nutrientes tendrá sobre la calidad y cantidad de leche que se produce, y sobre su propia salud”.

Advirtió que una madre desnutrida producirá? leche a costa de sus propias reservas, lo que le podría ocasionar un deterioro físico y de su estado de salud.

Señaló que en la lactancia materna las necesidades de energía y nutrimentos aumentan en especial el calcio, fósforo, hierro, zinc, yodo y vitamina C.

Dio a conocer una guía práctica para una alimentación nutritiva: Debe establecerse una dieta de cinco comidas bien repartidas a lo largo del día; la madre lactante puede mejorar el valor nutritivo de su alimentación cuando incorpora un alimento de cada grupo en cada tiempo de comida.

Para que la madre pueda cubrir sus necesidades nutricionales de calcio y hierro, es importante que en su alimentación incluya alimentos como lácteos y derivados, carnes rojas, blancas, leguminosas secas, frutas y verduras.

Tabién, consumir cereales integrales y evitar los cereales refinados y azúcares como pan blanco, repostería, miel y refrescos; optar por grasas de origen vegetal como canola, oliva, soya.

Así como disminuir la grasa de origen animal como manteca, mantequilla, tocino; evitar las grasas “trans” como manteca vegetal y margarina.

Puntualizó que las frutas y verduras deben de estar presentes en las cinco comidas propuestas, para asegurar un aporte adecuado de vitaminas, minerales y fibra; tener mucho cuidado con las dietas restrictivas o modificadas en nutrientes como en energía; y beber líquidos de 2.5 a tres litros diarios.

Imprimir