Ciudad

Lejano rescate de la plaza Pino Suárez

De acuerdo con el Gobierno de la Ciudad de México, la rehabilitación del lugar concluiría en julio del año pasado

El Gobierno de la Ciudad de México no ha entregado la rehabilitación de la plaza pública Pino Suárez, que es invadida de nueva cuenta por ambulantes.

Según la administración local, los trabajos estarían concluidos en julio del año pasado; no obstante, a seis meses de la fecha límite de entrega, algunas partes del sitio continúan en obra y los ambulantes que serían retirados continúan ahí.

Los árboles que la Autoridad del Espacio Público prometió plantar no existen y la seguridad es casi nula.

Roberto Remes, coordinador de la Autoridad del Espacio Público, había dicho que se retiraría el comercio informal para que el sitio fuera más seguro y las personas pudieran acudir a él.

Sin embargo, actualmente este tipo de comercio ha regresado y va desde los puestos ambulantes de comida hasta quienes venden playeras personalizadas, tenis, ropa, lentes… aunque éstos ya están menos a la vista, pues se encuentran a un costado del Metro Pino Suárez.

La obra prometía en sus inicios que el piso desnivelado sería arreglado, se colocaría iluminación y fuentes, además de que se habilitarían cruces seguros para atraer a la gente.

El Sistema de Transporte Colectivo realizó el mejoramiento del mirador de la pirámide Ehécatl; este proyecto sí concluyó en el tiempo estimado, pero los vestigios arqueológicos, que fueron considerados de poco valor por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, no fueron preservados y volvieron a estar bajo tierra.

Cercano, al cruce de Izazaga y Pino Suárez aún se realizan obras; todavía no se colocan los adoquines, aunque en la zona más utilizada por los comerciantes se puede ver que el piso ya comienza a dañarse.

Algunos vecinos y transeúntes comentaron que el mejoramiento ha sido gradual, aunque muy lento; “en otras ocasiones había olor a mariguana, orines y suciedad, estaba por todos lados y ya no. También había algunas muchachas ofreciendo sexoservicio, pero ya no las vemos por aquí”, comentó Luis Casillas, quien cruza la plaza todos los días para llegar a su trabajo.

Los comerciantes desconocen del tema y de la disputa administrativa de la plaza, mientras que quienes transitan por el lugar ven con buenos ojos que la limpieza de la plaza es considerable y el orden total parece que imperará pronto en la zona.

Imprimir