Aunque se quejen con la FIFA…

Edgar Valero Berrospe

La Federación Mexicana de Futbol, vía la Liga MX, parece tener mucho más que un proyecto en el tema de suspender de manera temporal (pero sólo cuatro años) el ascenso y el descenso entre la primera y la segunda divisiones. Lo que parecía un tema de cantina, de “a ver qué pasa”, parece que está más cerca de cristalizarse que de no hacerse a pesar de las protestas generalizadas de jugadores, algunos directivos y hasta técnicos como Nacho Ambriz, quien se atrevió a desafiar a la todopoderosa Liga diciendo que “son mamadas”... Así de altisonante…

Yo no sé si sean o no, pero lo que sí me queda muy claro, como dice el encabezado de este espacio, es que en el proyecto a mediano y largo plazo, de alguna forma, las cosas se han dado para que la Liga MX quede blindada contra cualquier ataque hasta político o gubernamental contra sus decisiones.

Me explico. Yo sé que no está bien el asunto, estoy consciente de que es un acto que podría parecer de prepotencia contra los afiliados de la Liga de Ascenso, a quienes, de alguna forma, les han dado a oler el banquete que tienen los de los clubes de la máxima categoría. Pero también está claro, por demás, que la Federación no es una entidad pública, es una Asociación Civil, y mientras no transgreda las leyes que rigen a este tipo de asociaciones, o las que rigen el espectáculo público que presentan, nadie tiene derecho a decirles, así de simple, qué hacer, cómo hacer y si quieren tener más o menos equipos, justo por eso, es una Asociación Civil y sólo los socios pueden determinar lo que quieren y pueden dentro del marco legal.

También sé que es una gran injusticia, por las razones que escribía aquí mismo la semana pasada. No se puede comparar el tamaño de las empresas familiares y muchos empresarios en lo particular, que son dueños de franquicias de la Liga de Ascenso, con el brutal tamaño de los corporativos que, salvo contadas excepciones, controlan a los equipos más famosos e importantes del futbol mexicano.

Pero esto, lamentablemente, no es una sociedad de beneficencia. Los grandes grupos empresariales y sus propietarios, están en el futbol para hacer negocio. No sé si para promover el futbol y su desarrollo, que seguramente, no forman parte de los primeros 10 puntos de las razones por las que están en el futbol, pero lo que sí sé, es que están ahí para hacer negocio. Y si consideran que van a hacer un mejor negocio limitando el ascenso y protegiendo, si ésa fuera una de las razones, a los equipos que son socios “pesados”, argumentando que les van a dar chance a “los de abajo” para que se pongan al día con el cuaderno de cargos de los afiliados, pues entonces lo van a hacer, aunque Ambriz salga y diga que son “eso”, y mañana le agregue cualquier otro adjetivo al verbo “mam….”.

Y para quien pide la intervención de las autoridades, de la Comisión del Deporte de la Cámara de Diputados y lo que se les ocurra hoy, sólo puede uno concluir que nada tienen que hacer, porque la CONADE tal vez logre intervenir en el Sector Amateur porque hay unos fondos públicos que debería recibir, y que por cierto, ignoro si los recibe, y si los recibe no sé si los ocupe. Pero de ahí en fuera, mientras no haya violaciones a las diferentes leyes y reglamentos que tienen que observar, van a poder quitar, poner, cambiar, eliminar o convertir a sus equipos y los de sus socios en lo que quieran.

Y no es sólo que se trate de una “isla aparte” como a veces lo hemos llegado a decir, pero son, nos duela o no, nos guste o no, el único ente que la FIFA conoce y reconoce, como rector del futbol profesional en México. Y como no hay otra FIFA a donde se puedan afiliar los “rebeldes”, tendrán entonces que cantar o bailar según se les pida, si quieren seguir siendo parte del asunto.

En cuanto al tiempo que quedarán aislados los equipos de la Liga de Ascenso si se toma definitivamente la resolución, creo que lejos de beneficiarlos, y lejos de que puedan cumplir con el cuaderno de cargos, será más difícil, sin exposición, sin recursos, sin capacidad de negociación y sin nada atractivo que ofrecer a sus consumidores; por más que se trate de mercados locales, que en muchas ocasiones, no están siquiera cerca de ciudades donde hay futbol de primera y hablamos de Oaxaca, Zacatecas, Mérida, Zacatepec, Culiacán, Celaya, Tampico, Ciudad Victoria y puntos circunvecinos, que estarán condenados a la extinción.

A menos, claro, que los señores de la Liga MX financien la existencia de estos equipos de alguna manera… Cosa que, le aseguro, no va a suceder por ningún motivo, ni aunque se quejen con la FIFA...

 

evalerob@aol.com

www.twitter.com/evalerob

edgarvalero.wordpress.com

youtube/evalerob

Imprimir

Comentarios