Reinserción social plena, el objetivo - Israel Betanzos | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 12 de Febrero, 2018
Reinserción social plena, el objetivo | La Crónica de Hoy

Reinserción social plena, el objetivo

Israel Betanzos

Es latente y preocupante para la ciudadanía la despresurización de las prisiones que se ha venido dando a raíz de la publicación de la miscelánea relativa a la ejecución penal desde el año 2016. En este contexto, es fundamental desarrollar y aplicar con estricto rigor las normas constitucionales que rigen el proceso de reinserción social en los penales.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su artículo 18 párrafo segundo, establece las bases del sistema penitenciario, que son: el respeto a los derechos humanos, el trabajo, la capacitación, la educación, la salud y el deporte, todo ello para lograr la reinserción de las personas sentenciadas a su entorno social y con ello evitar que vuelvan a delinquir; en tanto que el artículo 21 constitucional focaliza la imposición de las penas, su modificación y duración, como actividades propias y exclusivas de la autoridad judicial.

En el mismo rubro la Constitución de la Ciudad de México, en su artículo 45, Apartado B, establece que la base primordial de la reinserción social se fundamenta en el respeto a los derechos humanos. En consecuencia, a las personas que se encuentren recluidas se les dará un trato digno y humanitario, sustentado en oportunidades de trabajo y de capacitación, de educación y cultura, así como la protección de su salud física y mental, y el acceso al deporte.

Sin duda, uno de los objetivos primordiales del gobierno federal, así como del Poder Judicial e instituciones es fortalecer el sistema penitenciario, debiendo prevalecer el internamiento sólo como medida extrema y por el tiempo más breve que proceda, ya sea de manera preventiva o como pena autónoma. 

Todo ello con el fin de conseguir la reinserción de las personas a la sociedad, la cual, como se consigna en la Constitución local, “sólo se conseguirá cuando la persona recobre un sentido de vida digna”. Sólo así se reducirá la incidencia delictiva, se fortalecerán las  instituciones y se concretará el proceso de reinserción social al que todos los ciudadanos tienen derecho.

Todas las autoridades, en el ámbito de su competencia, debemos trabajar en la definición de políticas públicas criminológicas para generar oportunidades reales que les permitan a las personas excarceladas una plena reinserción a la sociedad, y olvidar que los centros de reclusión son lugares de castigo.

 

* Coordinador del PRI en la ALDF

@IBetanzosMTDF

Imprimir

Comentarios