¿La familia Úseseytírese Gordillo?

Leopoldo Mendívil

MTRA. MARÍA ESTHER GORDILLO:

 

+En la venganza, como en el amor,

la mujer es más bárbara que el hombre

 Friedrich Wilhelm Nietzsche

 

Este título no es, maestra Gordillo, un insulto. Suena feo porque la traición es fea. Usted la ha sufrido y por ello le sugiero que con su nieto y su yerno, que son los más expuestos, se  blinden, se cuiden las espaldas y recuerden siempre a todas las víctimas de las traiciones de AMLO.

Si desde su campaña por el gobierno de la capital, el primero al que traicionó fue a Cuauhtémoc Cárdenas, quien le hizo el camino político para que avanzara cuanto pudiera, ¿qué podían esperar todos a los que trató igual?  Quizá piense que le estoy hablando de la traición como una enfermedad del alma que se volvió una epidemia en Tabasco, porque así también es Roberto Madrazo. Por eso, entre otros muchos males similares en ellos, se han rechazado y qué bueno, pues si la vida les hubiera hecho amigos y contlapaches, ¡pobre México, se lo hubieran acabado ya..!

López Obrador tiene por costumbre denostar a la gente que se acerca a él para unirse a su proyecto; es la estrategia del tirano, amansarlos primero para que si insisten, que sepan quién manda y cómo manda. Sabe usted que así procedió, maestra, con Fernando González, su yerno. Obvio es que el plan de Fernando —hombre de una sola pieza y de una mayor capacidad— le gustó al propietario de Morena, pero tenía que demostrar que él es el  jefe y demostrárselo también a usted, sobre todo a usted, Elba, para cuando se necesitara, cosa que bien sabía don peje, iba a ser pronto.

El trato buena onda lo dejó para su nieto, el conducto inmejorable para expresarle la mejor de sus disposiciones ante la posibilidad de recibirle en su seno, lograr su adhesión y la adhesión tan tumultuaria y selecta como definitoria del poder que ahora sí, ya casi tiene para sus luchas futuras: los maestros del país. Se ha cansado de decir que él no compra votos. Falso total. No los compra ni con tarjetitas de esto y de lo otro ni con  toda la lista de regalos preelección que el PRI acostumbró a los electores a recibir. Él hace sus propuestas para cuando ya sea presidente; él regala, pero diferido. Promete y se compromete, lo mismo que sus contrincantes, pero a futuro. Su regalo en este caso  será derrumbar la reforma educativa, que debe tener en las nubes de la felicidad a los de la sección 22, similares y conexos, por restituirles todas sus potestades autootorgadas  y volver a hacer de su vida un paraíso, pese a  la necesidad  que la Nación tiene  de una capacitación al nivel de las  mejores.  No puedo imaginar el encuentro que usted llegue a tener con López Obrador, más que como una pelea entre bisontes a pesar de las buenas maneras que hasta ahora se han manejado, sobre todo con el encuentro de Zacatecas, donde usted fue representada por su nieto y por su yerno.

Todo hace suponer que usted está enfrentando los riesgos que aún le significa su situación jurídica. No deseo que pueda sufrir otra andanada legal. Cuídese, Elba; cuídese mucho, maestra Gordillo. Pero también y sobre todo de ese alacrán tan adepto a las traiciones…

Internet: Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

Imprimir

Comentarios