Crean ambulantes fifí en la Zona Rosa (bajo el mando de líderes de siempre) | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 13 de Febrero, 2018

Crean ambulantes fifí en la Zona Rosa (bajo el mando de líderes de siempre)

Dominio. La líder Diana Sánchez Barrios asegura a Crónica que el área es suya y que los comerciantes seguirán bajo su tutela. Inclusión. Las autoridades no los pueden retirar debido a que llevan 20 años ahí y fueron incluidos en el plan de rehabilitación

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

La intervención a la Zona Rosa, que trajo consigo meses de obras, cierres de calles, asfalto y adoquines levantados, dará paso a la aparición de ambulantaje fifí, igualmente renovado a la vista del peatón con carritos rotulados cuidadosamente, aunque en el fondo el ambulantaje corporativo seguirá allí: Diana Sánchez Barrios, la líder de ambulantes, asegura a Crónica que la Zona Rosa es “su” zona y que los comerciantes seguirán bajo su tutela. Las autoridades de la delegación Cuauhtémoc indican que a Diana sólo le corresponderán diez de 100 lugares únicos de venta callejera.

Lo que es un hecho es que el ambulantaje no se irá de la Zona Rosa. Sánchez Barrios dice que representa a 300 comerciantes en el área (suficientes para coptar los tres turnos de venta en los 100 puntos definidos por la delegación Cuauhtémoc), pero presuntamente hay dos organizaciones más, Pro Zona Rosa y Comunidad Otomí, que tendrán lugares asignados y cuyo origen y dirigentes son una verdadera incógnita.

Según la delegación Cuauhtémoc, a las tres organizaciones “concesionarias” no se les puede retirar porque llevan 20 años allí, así que la renovación de la Zona Rosa debió incluirlas.

Fuentes oficiales consultadas por Crónica aclararon sobre el proyecto de renovación de la imagen de los ambulantes, que sólo los comerciantes de los puntos definidos tienen anuencia para ocupar la vía pública; el resto, advirtieron, se tendrá que quitar de las 15 calles.

Estos ambulantes renovados pueden verse ya vendiendo en carritos similares a los que venden perros calientes, pintados de negro con vivos en blanco, elegantes y acondicionados con celdas solares para la producción de su electricidad.

En la renovación de la imagen, Diana Sánchez Barrios —hija de Alejandra Barrios, líder histórica del comercio en la CDMX— indica que está participando activamente.

Tiene diez carritos en Zona Rosa que, asegura, serán los prototipos para el comercio en vía pública a futuro.

El costo de cada uno, informa la lideresa, es de 45 mil pesos, por lo que, dijo, hizo una inversión inicial de 450 mil pesos.

Así, sus agremiados en Zona Rosa ya no instalan estructuras metálicas y plásticos, sino que desde ahora, cuando las obras de rehabilitación en calles y aceras aún continúan, operan los carritos que además cuentan con un sistema de seguridad, para los tanques de gas, que evita fugas y explosiones.

Sánchez Barrios ordenó a sus ambulantes trabajar en tres turnos: matutino, vespertino y nocturno, por lo que un carrito podrá ser utilizado por tres de sus agremiados.

El encargado de despacho de la Cuauhtémoc, Rodolfo González Valderrama, aseguró que los ambulantes, bajo esquema renovado para la Zona Rosa, tienen obligaciones claras.

Sentenció que ahora no pueden tirar comida ni grasa en las coladeras, además de que tienen que guardar los residuos hasta que pase un camión a recogerlos. Con ello la delegación busca evitar igualmente las inundaciones en época de lluvias.

Cabe recordar que en febrero del año pasado, la Cuauhtémoc aseguró que no se toleraría el ambulantaje en esta área turística que se intenta revivir.

Por ello las autoridades optaron por un sistema novedoso, moderno y que vaya acorde con la rehabilitación a la que fueron sometidas 15 calles de la Zona Rosa, en la colonia Juárez.

“Se busca que no se distorsione la imagen urbana que se está dando con la rehabilitación de esta zona”, señala en entrevista González Valderrama.

CHOQUE PREVISIBLE.  Cuando se le consulta sobre los espacios que le tocarán a sus agremiados, Sánchez Barrios asegura que fue ella quien llegó al acuerdo con la delegación para que se permitiera este ambulantaje renovado. Valderrama niega, por separado, esa versión.

El funcionario sí acepta que los diez primeros carritos piloto están en la Zona Rosa y que efectivamente son de Diana Barrios, pero no porque ella los haya planeado, sino porque sus ambulantes fueron los primeros en entregar la documentación necesaria para comenzar a vender.

“Es la primera asociación que cumplió con los requerimientos para los puestos de la Zona Rosa, pero ella debe tener diez puestos máximo y no tendrá más”, sentenció el funcionario.

CUOTA.  Finalmente, Sánchez Barrios indica que la delegación cobra 600 pesos diarios a los vendedores, por derecho de uso de suelo.

La autoridad delegacional es consultada a este respecto por Crónica y dice que si bien deben pagar una cuota, no la cobra la delegación, sino que es un impuesto que se paga directamente a la Secretaría de Finanzas de la Ciudad de México.

La delegación explicó que los 600 pesos posiblemente son entregados por los ambulantes a Sánchez Barrios por pertenecer a su agrupación.

De ser así Diana Sánchez estaría recibiendo al mes al menos 180 mil pesos por diez carritos fifí ya en operación.

Imprimir