Que no le quiten mérito a las Águilas; ganaron bien - Fernando Argueta | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 14 de Febrero, 2018
Que no le quiten mérito a las Águilas; ganaron bien | La Crónica de Hoy

Que no le quiten mérito a las Águilas; ganaron bien

Fernando Argueta

Para quienes vimos el Super Bowl LII seguramente estaremos de acuerdo en que la jugada de engaño llama Philly Special, en que tras una reversible finalizó con un pase de anotación al quarterback Nick Foles, fue la más vistosa del encuentro y quizá ya una de las más icónicas en la historia de los Super Bowls. En pocas palabras, pasará a la historia de los fabulosos NFL Films.

Sin embargo, no falta el que quiere colgarse de manera positiva o negativa de una acción así, y esta vez el dedo apunta vergonzosamente hacia el ex oficial Mike Pereira, vicepresidente de oficiales de la NFL del 2004 al 2009, y quien se atrevió a decir que dicha jugada fue ilegal, y que si él hubiera estado en el campo la habría anulado sin chistar, ya que según las estrictas reglas el receptor abierto Alshon Jeffery no estaba lo suficientemente cerca de la línea de golpeo.

Por favor, pero qué afán de aguar la fiesta de este señor a nueve años de estar fuera de la NFL. Al final de su comentario, como lo reconoce, en este tipo de jugadas tiene mucho peso el criterio de cada oficial, y como Pereira admite, la posición de Jeffery no afectaba en la jugada, pues era como un jugador neutro.

Entonces, señor Pereira, ¿para qué hablar si existe ese argumento que la hace válida? A buscar protagonismo a otra parte.

Quizá este ex oficial ya no recuerda o nunca ha estado de acuerdo en algo que es muy notorio en juegos de playoff en la NFL, esencialmente en los Super Bowl: los oficiales dejan jugar más libremente, lo que contribuye a un mejor espectáculo.

Ejemplos hay varios, y podemos recordar algunos para dejarlo en claro. Si se hubiera utilizado el criterio del señor Pereira en ediciones anteriores la historia sería muy diferente.

 

UNA HISTORIA DIFERENTE

NO ME PUEDES EXPULSAR. En el Super Bowl X los oficiales no habrían echado atrás la expulsión de Jack Lambert, linebacker de Pittsburgh, tras cargar y azotar en el piso a un jugador de Dallas por burlarse del pateador Roy Gerella. Al ver que lo echaban del juego, el mismo Lambert fue y le grito al oficial principal: “No me puedes expulsar, es el Super Bowl”. Sin Lambert, quizá habrían ganado los Vaqueros.

PROCESO DE RECEPCIÓN INCOMPLETO. Durante el Super Bowl XII se hubiera anulado la espectacular recepción de Butch Johnson que amarró la victoria de Dallas ante Denver. Johnson dejó el balón en el césped tras caer. Seguro habrían argumentado que no completó el odiado y complejo proceso de recepción.

UN PIÉ FUERA DEL TERRENO. En el intento desesperado de los Raiders por regresar en el Super Bowl XXXVII ante los Bucaneros, Jerry Rice recibió un pase de anotación en que se aprecia la punta del zapato del receptor tocando levemente la línea blanca final. La revisión tardó una eternidad y al final la dieron por buena. De no haberlo hecho, el juego habría perdido interés muy temprano.

LA CAPTURA QUE NO FUE. Y en el Super Bowl XLII seguramente habrían marcado como captura una de las jugadas más dramáticas cuando Eli Manning, de los Gigantes, se escapó de la colapsada bolsa de protección. En efecto, un silbato rápido la habría detenido, pero era el Super Bowl, y se debía dejar continuar. El resultado: un pase desesperado que completó milagrosamente David Tyree al sujetar el balón contra el casco. Esa ofensiva fue la del triunfo sobre Nueva Inglaterra. De haber marcado esa captura se habría borrado la hombrada de los Gigantes de derrotar a los invictos Patriotas en esa campaña.

De hecho, si pone atención se puede apreciar que el contacto entre receptores y esquineros es mayor de lo común en los Super Bowls, pero es parte del show y la razón del por qué hemos visto algunas de las mejores jugadas en esta clase de juegos por el título.

 

 

Imprimir

Comentarios