Mundo

Río de Janeiro “no estaba preparado” para la violencia en el carnaval, dice el gobernador

Policías en Río de Janeiro tras arrestar a dos delincuentes.

El gobernador de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezao, admitió ayer que este estado brasileño “no estaba preparado” para afrontar la ola de violencia que empañó el carnaval de este año, que dejó imágenes de asaltos múltiples, agresiones y saqueos.

“No estábamos preparados. Hubo una falla en los dos primeros días y después reforzamos la presencia policial en las áreas más afectadas. Pero creo que cometimos un error”, admitió Pezao en declaraciones a periodistas al ser interrogado sobre la violencia que empañó la fiesta que concluyó la madrugada del martes. Las imágenes de asaltos —incluido el ataque de cuatro hombres a una anciana de 80 años— y de arrastoes (asaltos múltiples) en las áreas más turísticas de Río concentran la información sobre el carnaval en las principales redes brasileñas de televisión.

Los asaltos se multiplicaron pese a que la policía informó que movilizaría a 17 mil agentes, un número muy superior al del 2017, para garantizar la seguridad durante el carnaval.

En medio de críticas por el aumento de la violencia y los asaltos múltiples, la policía reforzó la seguridad, pero no fue suficiente para evitar nuevos asaltos en las comparsas callejeras, incluso algunos cometidos por grupos de jóvenes disfrazados que tuvieron entre sus víctimas también a turistas extranjeros.

Imprimir