Alistan performance en honor a la vaquita marina | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 15 de Febrero, 2018

Alistan performance en honor a la vaquita marina

Es una procesión que saldrá del Museo Tamayo al MNA y que busca evitar la posible extinción del mamífero ◗ La marcha iniciará a las 10:00 horas de este sábado

Alistan performance en honor a la vaquita marina | La Crónica de Hoy
El mensaje de esta procesión es un llamado a las personas para que cambien sus patrones de consumo y reduzcan su huella ecológica, dijeron los organizadores de la procesión.

A partir de una iniciativa del fotógrafo, editor y conservacionista Patricio Robles Gil, un grupo de científicos, artistas y divulgadores de la ciencia convocaron a la sociedad a participar en un evento artístico llamado Procesión en Honor de la Vaquita Marina. Este performance será una manifestación afectiva y de toma de conciencia pública para buscar de salvar al mamífero marino más amenazado del mundo.

La procesión incluirá diferentes actividades de expresión artística. Uno de los elementos centrales será una caminata silente, que busca parecerse más a un ritual colectivo que a una marcha política. Esta caminata se realizará desde la explanada del Museo Rufino Tamayo hasta la explanada del Museo Nacional de Antropología. Ambos recintos están en el bosque de Chapultepec y la movilización iniciará a las 10 de la mañana del sábado 17 de febrero.

La procesión será acompañada musicalmente a través del Bosque de Chapultepec, del Museo Tamayo al Museo Nacional de Antropología, por el ensamble de percusiones Tambuco. Después de unas palabras del artista, se depositará el cráneo de la vaquita, pasado de mano en mano por la hilera de firmantes del manifiesto y escoltada por una valla de niños, en su destino, la escultura pedestal donde quedará exhibida en la media luna del vestíbulo del Museo. Para finalizar la ceremonia, se interpretará la pieza “Responsorio in memoriam Rodolfo Halffter”, del compositor Mario Lavista, interpretada por Tambuco, dirigido por Ricardo Gallardo, y la fagotista Wendy Holdaway.

Adicionalmente, se invita a los participantes a acudir con dibujos, pinturas o incluso a construir altares en favor del rescate de las últimas vaquitas. El mensaje central de esta procesión es hacer un llamado a todas las personas para que cambien sus patrones de consumo, reduzcan su huella ecológica y valoren a las especies de plantas y animales que la humanidad está poniendo en peligro de extinción.

Durante la presentación y la invitación pública a participar en el performance, Mónica del Villar, directora de Proyectos Especiales, de Artes de México, explicó que esta idea fue concebida hace más de dos años por Patricio Robles Gil, quien desde fines de los años 80 ha sido fundador de diferentes organizaciones y líneas de acción en favor de la naturaleza y la vida silvestre.

“Patricio fundó dos organizaciones muy importantes en México: Agrupación Sierra Madre y Unidos por la Conservación. Ambas organizaciones buscan la conservación de la biodiversidad y crear conciencia del valor de las tierras silvestres. Pero también, todos estos años, Patricio se fue dando cuenta de que el arte es una herramienta para el cambio y un instrumento de denuncia y confrontación, porque toca la sensibilidad del ser humano”, indicó Del Villar.

A la convocatoria se unen investigadores del Instituto de Ecología de la UNAM, como el doctor Rodrigo Medellín; de la Comisión Nacional para la Conservación y Uso de la Biodiversidad (Conabio), como el director de comunicación Científica, Carlos Galindo; de Papalote Museo del Niño, su directora, Dolores Béistegui, y representantes de organizaciones internacionales como The Wild Foundation, cuyo presidente, Vance Martin, también estuvo en la presentación. 

La vaquita marina (Phocoena sinus), ha sido considerada por la Unión Internacional para Conservación de la Naturaleza (IUCN), en Peligro Crítico y por la Norma Oficial Mexicana NOM-059, en Peligro de Extinción. Este animal es el más pequeño de todos los cetáceos, que es el grupo de mamíferos marinos que incluye a las ballenas, delfines y marsopas.

En octubre de 2017, más de 60 expertos de diversos países intentaron capturar algunas vaquitas para tratar de iniciar un programa de cría en cautiverio, pero el esfuerzo no tuvo éxito. El último cálculo de su población se realizó en 2016, cuando se estimó en menos de 30 vaquitas.

Imprimir