Ciudad

Sismo de 7.2; reportan sólo daños menores

Un temblor de 7.2 y una réplica de 5.9 cimbraron la capital; las calles se convirtieron en el refugio de miles de personas. El Jefe de Gobierno activó los protocolos de seguridad; elementos de la Secretaría de Protección Civil realizaron verificaciones en inmuebles

En las calles de la Ciudad de México apareció otra vez la angustia, el miedo, la desesperación... 

Ayer a las 17:39 horas la tierra volvió a cimbrarse; un temblor de magnitud 7.2 se registró en la capital y el recuerdo de lo que sucedió el pasado 19 de septiembre hizo que el pánico cundiera en la gente.

“Otra vez, no nos puede pasar esto, otra vez no”, “Dios mío, apiádate de nosotros”, “protege, señor, a los edificios viejos”, “háblale a mamá, todo está bien”.

Apenas y se escuchó la alerta sísmica cuando los capitalinos comenzaron a salir de sus casas y edificios; en menos de un minuto las calles se convirtieron en un refugio.

Por un momento el silencio se hizo presente; segundos después cuando el temblor estaba en su punto más fuerte, los gritos de angustia y desesperanza rompieron la incertidumbre.

Fueron cerca de cinco minutos de tensión, rezos y plegarias; cualquier santo era bueno para pedirle que no sucediera lo mismo que hace cinco meses o que hace 32 años. 

El tránsito se detuvo por completo. Los conductores y acompañantes se bajaron de sus vehículos, mientras que peatones invadían el arroyo vehicular.

“Háganse, háganse para acá, que se nos va a caer el edificio”, gritaba un señor a unos trabajadores de un call center ubicado en la calle Dinamarca, en la colonia Juárez.

Otra vez la solidaridad destacó y regreso el Hashtag #FuerzaMéxico. Hubo jóvenes ayudando a personas de la tercera edad a cruzar las calles, desconocidos calmando a quienes presentaban una crisis nerviosa, uno que otro prestando su celular para que aquellos que no tenían línea se pudieran comunicar con sus seres queridos.

Los elementos de la policía —después de garantizar la seguridad de quienes estaban cerca— también buscaron la forma de contactar a sus familiares y colegas; el miedo y la angustia los obligaron a olvidar por un momento su trabajo.

“No pareja, déjame le llamo a mi hija, está sola en la casa y la vez pasada se puso muy mal”, decía el oficial Jiménez mientras su compañero ayudaba a evacuar un edificio en la Roma.

Las sirenas de ambulancias y patrullas, así como el sonido de los helicópteros sobre volando las calles, hicieron más tenso el ambiente.

Las colonias Roma, Condesa, Doctores, Santa María la Ribera (Cuauhtémoc), San Pedro de los Pinos (Miguel Hidalgo) San Antonio (Álvaro Obregón), San Felipe de Jesús (GAM) San Gregorio (Xochimilco) y la colonia del Mar (Tláhuac) fueron algunas de las que se quedaron sin suministro eléctrico.

El jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, citó a su gabinete en la sala de crisis del Centro de Control y Comando, en donde se dio la instrucción de aplicar los protocolos de seguridad.

Cuando todo parecía haber regresado a la normalidad otro movimiento alertó de nueva cuenta a los capitalinos. La réplica de 5.9 de magnitud se sintió 45 minutos después del primer sismo.

Los altavoces del C5 se activaron, la voz de un hombre intentaba calmar a la gente.

“Se recomienda que permanezcan en zonas seguras y ante cualquier emergencia llame al número 911 o bien presione el botón de auxilio de la cámara más cercana”.

En las tiendas de conveniencia optaron por sacar a los clientes y cerrar, por temor a derrumbes, pero sobre todo saqueos.

Esto fue lo que pasó la tarde noche de ayer, llena de miedos y recuerdos amargos.

Numerología

Sismo magnitud 7.2, réplica 5.9.

La alarma sísmica sonó 72 segundos antes del sismo.

El transporte público no dejó de operar.

570 mil personas en 112 colonias sin energía eléctrica.

Caída de barda en Sonora y Ámsterdam, colonia Condesa.

32 mil elementos de la SSP fueron desplegados.

42 reportes por crisis nerviosas.

25 reportes por explosiones de transformadores de luz.

19 mil personas descargaron la aplicación 911 CDMX.

 

Imprimir