Vladimir Putin

Robert Mueller, fiscal especial de Estados Unidos,  reveló ayer que 13 ciudadanos rusos lanzaron “una guerra informativa” en internet para dividir a la sociedad estadunidense e influir en los comicios de 2016. Una acusación seria porque implica interferir en los asuntos internos de una nación y violar su soberanía. Un hecho que debe ser aclarado por Putin, ya que de no hacerlo, podría haber graves consecuencias, cuando hoy se acusa al país que dirige, de intentar influir en elecciones de otras naciones.

 

Imprimir

Comentarios