Mundo

En tres años han escapado 4 millones de venezolanos de la crisis y el hambre

Crisis. En Brasil, los venezolanos desesperados por abandonar la pesadilla de hambre y represión de su país comenzaron a utilizar lanchas precarias con las que buscan atravesar las cuencas del Amazonas y el Orinoco, pero también se les ha detectado andando por caminos rurales y solitarios para librar los controles migratorios

Un grupo de migrantes venezolanos aborda un bote que los llevará hasta la isla de Curazao.

De enero del 2015 hasta enero del 2018, al menos 4 millones de venezolanos (familias completas y jóvenes profesionistas) han dejado su país para establecerse en naciones como Argentina, Brasil, Costa Rica, Chile, Ecuador, Colombia, Panamá, México, España, Italia y Estados Unidos, en busca de un mejor nivel de vida que les ayude a dejar atrás la pesadilla que viven en su nación ante la crisis económica y de hambre que se recrudece ante la indiferencia de las autoridades que argumentan que no es verdad y que sólo es parte de una oleada de mentiras de la oposición y de naciones que quieren derrocar al régimen, destacan el periódico venezolano El Nacional, el portal La Patilla y las cadenas estadunidenses CNN, Univisión y la británica BBC.

De acuerdo con reportes de la Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH), la mayoría de los venezolanos que lograron escapar de su país han buscado refugio y ayuda inmediata en la vecina Colombia, donde más de 670 mil personas están en calidad de refugiados. En tanto, la dirección de Migración Colombia reportó que dada la grave situación en el vecino país, se prevé que en los próximos cinco meses podrían llegar al país más de un millón de venezolanos para solicitar asilo.

José Contreras, miembro de la Organización Internacional de Derechos Humanos de Canadá, reportó que los venezolanos que se encuentraban en calidad de refugiados hasta enero pasado —en Colombia— eran 485 mil en Cúcuta y 135 mil en Maicao, según destacaron el periódico venezolano El Nacional y el estadunidense El Nuevo Herald.

SOLICITUDES. Ambos rotativos coincidieron al subrayar que “la peor pesadilla” que anticipó el presidente colombiano Juan Manuel Santos para su gobierno, en noviembre del 2017, podría estar en desarrollo. “No es que vamos a recibir 500 mil, que es lo que hemos recibido. ¡Serán millones! (…) Colombia recibirá millones de personas y eso será un problema tremendo para el proceso de paz y para Colombia en general”, advirtió Santos.

Al respecto, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) destacó el crecimiento de solicitudes de asilo de venezolanos en el extranjero, que superaba hasta el pasado 15 de febrero las 100 mil peticiones, a los que hay que sumar 130 mil personas que optan por otras alternativas migratorias. “Hay más de 100 mil solicitantes de asilo, principalmente para Estados Unidos, en los países vecinos y en Europa, es particular a España”, precisó.

Por su parte, Venezuela Awareness Foundation (VAF) —organización creada en 2004 para la defensa de la democracia y los derechos humanos en Venezuela—, reportó que, según cifras del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS), los venezolanos presentaron apenas 786 solicitudes de asilo político en 2013, lo que aumentó a 2 mil 181 en 2014, pero se elevó a 5 mil 608 en 2015 y para el 2016 fueron 14 mil 738, una cantidad que se duplicó a casi 29 mil en el 2017.

DESESPERACIÓN. En tanto, Jozef Merkx, un representante en Colombia de la Acnur, dijo al portal The Globe Post que el número de venezolanos que llegan a Colombia superó las 4 mil personas diarias durante enero, y se espera que para fines de febrero la cifra aumente a 5 mil.

Miles de venezolanos, hartos de la situación que enfrentan, ya no sólo hacen kilométricas filas afuera de tiendas y supermercados para encontrar algo de comida para alimentar a sus familias, sino que además de presentarse a las distintas embajadas en su país, donde buscan tramitar solicitudes de asilo, también han optado por aventurarse en lanchas y precarios botes para llegar a Brasil o buscan otras entradas a Colombia lejos de los retenes, ante el refuerzo de la seguridad migratoria.

De acuerdo con la cadena británica BBC y el portal venezolano La Parilla, se han identificado por lo menos 50 rutas de cruce ilegal que utilizan los venezolanos para llegar a Colombia y cuyos principales destinos son Bogotá, Bucaramanga y Barranquilla.

BRASIL. En el vecino Brasil los venezolanos desesperados por abandonar la pesadilla de hambre y represión de su país han comenzado a utilizar lanchas y botes precarios con los que buscan atravesar las cuencas del Amazonas y el Orinoco, pero también se han detectado venezolanos andando por caminos rurales y solitarios por donde se facilita el cruce ilegal librando con ello los controles migratorios y ser devueltos a Venezuela al no tener papeles para permanecer en ese país.

Asimismo, la cadena CNN reporta que grupos de venezolanos han optado por emigrar a las islas caribeñas de Curazao y Aruba, pues consideran que la vida es mejor allí que seguir bajo el régimen de Nicolás Maduro.

De acuerdo con reportes del periódico venezolano El Nacional y las cadenas internacionales CNN y Univisión, que apoyan sus argumentos en informes de la Asamblea Nacional (Parlamento en el exilio y controlado por la oposición), desde el 2015 hasta finales del 2017, al menos 4 millones de venezolanos han emigrado principalmente a países latinoamericanos, a España, Italia y Estados Unidos, ya que su objetivo es comenzar de cero y encontrar un mejor nivel de vida alejado de la anarquía y el hambre que se vive en su país.

Imprimir