Nacional

Sedena asume responsabilidad por accidente de helicóptero

El secretario de la Defensa asumió de inmediato la responsabilidad del percance aéreo; se compromete a apoyar a las familias de las víctimas

Después del temblor, la atención de las autoridades federales y estatales se centró en las costas de Oaxaca. Se sabía que Ixtepec y otras poblaciones dañadas en el Istmo, en septiembre pasado, habían resistido el movimiento sísmico, pero había alertas más al oeste, en las inmediaciones de Jamiltepec, una población de entronque entre la capital estatal y las carreteras que se internan a la Costa Chica y derivan hasta el vecino Guerrero.

Las noticias desde allí circulaban lentamente y así fue también, a cuentagotas, la información tras el accidente del helicóptero en el cual el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, y el gobernador estatal, Alejandro Murat, se trasladaban al lugar.

La tragedia vino de ese accidente y no del sismo. Ayer se hizo oficial que hay 14 personas fallecidas, incluyendo menores de edad; todas ellas esperaban a la aeronave militar y muchos estaban en vehículos (camionetas de servicio público) que se alinearon a un costado del baldío habilitado como helipuerto. La aeronave, según relataron quienes vivieron la tragedia dentro del aparato, cayó sin control de una altura de 30 metros, probablemente a raíz de que el piloto se desorientara por la polvareda que levantó en un campo que evidentemente no estaba pensado para esas tareas.

Este sábado llegó a Jamiltepec el secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, quien asumió de inmediato, a nombre de la institución armada, la responsabilidad del percance aéreo reportado en este municipio y se comprometió a apoyar a las familias para hacerles menos grave este trance que ha quebrado el ánimo de la comunidad.

El reporte de víctimas fatales no podría ser peor: la aeronave militar aplastó a las 14 personas y cuatro eran niños y uno más era apenas un bebé. Estaban  guarecidos en dos de las camionetas que esperaban a la comitiva oficial. Hay 15 personas más reportadas como heridas.

Las víctimas eran habitantes de las viviendas afectadas por el sismo, en general con paredes o techos dañados, aunque hasta ese momento no habían sufrido daños en su integridad física.

El sismo de 7.2 grados dejó un saldo de al menos 200 viviendas afectadas en la zona costera, según confirmó la coordinación de protección civil estatal.

Así, los efectos del sismo fueron relativamente bajos, dichas viviendas se suman a las miles afectadas en septiembre, pero el secretario de la Defensa Nacional Cienfuegos decidió presentarse en el lugar. De inmediato abordó el tema del percance aéreo.

El propio general refirió que una primera hipótesis es la del polvo aunado a la oscuridad. En contra de lo que muchas personas suponen, los aparatos militares de este tipo, (un UH-60M, Black Hawk de la Fuerza Aérea Mexicana) se pilotean visualmente con apoyo de electrónica especializada, pero cualquier vuelo y aterrizaje con baja visibilidad se considera de riesgo.

La Secretaría de la Defensa Nacional informó oficialmente que el percance ocurrió a las 22:15 horas del 16 de febrero del año en curso, y que el helicóptero involucrado tiene la matrícula 1071.

Durante su visita a la comunidad para supervisar las tareas de apoyo y la atención de los lesionados, el titular de la Sedena dijo que se consideró urgente viajar a Jamiltepec.

“Es una responsabilidad que tenemos en este accidente y lo enfrentaremos, nos haremos cargo de lo que tengamos de hacer para que las personas recuperen su normalidad”, dijo.

Agregó que el accidente “lamentablemente ocurrió por muchos factores”, incluidos “la hora en la que se pretendió llegar al área para ver cómo establecer la ayuda; el problema del polvo que aquí se levantó y que hizo que el piloto se desorientara, es lo que entiendo que pasó y el que estuviera la gente aquí cercana”.

A nombre de los militares, ­Cienfuegos dio el pésame a los deudos. “Estamos consternados”, dijo a los habitantes que lo rodearon en cuanto lo reconocieron.

Cienfuegos Zepeda ofreció a los familiares atención médica y psicológica, indemnizaciones y reconstrucción de las casas destruidas o dañadas.

La Fiscalía General de Justicia estatal informó que se integró una carpeta de investigación y se ha dado parte a las autoridades federales al estar involucrado un aparato militar.

La identidad de las víctimas fue dada a conocer. Entre ellas están Juana González, de 49 años, Sara Vásquez, de 45 años años, Adriana Mendoza, de 23 años, Judith Zárate, de 25 años, Eva González Flores, de 37 años, Mauro Sánchez, de 28 años, Octavio Flores Velasco, de 23 años, Rosa Velasco, de 38 años, Hilario Álvarez, de 40 años, Rosa Velasco, de 41 años e Irma Alavez González. Dos niñas y un bebé también fallecieron en el percance.

El arzobispo Pedro Vásquez Villalobos ofició una misa de cuerpo presente de nueve de las 14 víctimas, en donde hubo expresiones de dolor y llanto por parte de los deudos. La población acompañó este recorrido en el que, como es tradición, hubo música para acompañar a quienes murieron.

El prelado indicó durante la misa lo que muchos vecinos han comentado: “No venían a matar a las personas, es una verdadera tragedia”.

Jamiltepec se despertó este sábado con 14 habitantes menos. El ambiente se ha tornado sombrío. La tragedia vino no en forma de un sismo, sino de un accidente, de una verdadera tragedia, como dijo el arzobispo.

Los datos

La aeronave cayó sin control  desde 30 metros.

-Fallecieron 14 personas, de éstas, dos eran niñas y un bebé.

-Hay 15 personas reportadas como heridas.

-El sismo de 7.2 grados dejó un saldo de al menos 200 viviendas dañadas.

-El propio general refirió que una primera hipótesis de la caída es la del polvo aunado a la oscuridad.

-El percance ocurrió a las 22:15 horas del 16 de febrero; el helicóptero involucrado tiene matrícula 1071.

-El arzobispo Pedro Vásquez Villalobos ofició una misa de cuerpo presente de nueve de las 14 víctimas.

-El accidente “lamentablemente ocurrió por muchos factores”, incluidos “la hora en la que se pretendió llegar al área para ver cómo establecer la ayuda; el problema del polvo que aquí se levantó y que hizo que el piloto se desorientara”.

Imprimir