Deportes

Muere Tadeusz Kempka

Luego de padecer cáncer de garganta, el profesor Tadeusz Kempka falleció la noche del sábado, con lo que el deporte mexicano pierde a uno de sus grandes maestros del atletismo y el último de los ocho entrenadores polacos que llegaron a México para los Juegos Olímpicos de 1968.

La muerte de Kempka, quien con dificultades para hablar aún trabajó el fin de semana en Xalapa, Veracruz, con los atletas que participaron en el Campeonato Panamericano de Campo Traviesa, fue descubierta cuando su asistente Bernardo García le llamó a Edward, hijo de Tadeusz, para notificarle que su padre no le respondía y al entrar a su casa, encontraron el cuerpo de quien formó parte fundamental del atletismo mexicano.

El profesor Tadeusz Kempka, nacido en Polonia, tuvo entre sus pupilos más destacados a Juan Máximo Martínez, quien fue cuarto lugar en México ‘68, a los dos mejores maratonistas de la historia de nuestro país: Rodolfo Gómez y Dionicio Cerón, además del polémico ganador del maratón de Nueva York, Salvador Halcón García.

A diferencia de Jerzy Hausleber, nunca se naturalizó, Kempka era un forjador de talentos de carácter fuerte, lo que le ayudó a superar las quimioterapias que le aplicaron para superar el agresivo cáncer que le atacó la garganta, tratamientos que lo dejaron muy débil, al grado que una caída le terminó por ocasionar la muerte a los 86 años. 

Pero su fortaleza física y espiritual, le permitieron retornar a sus pasiones: el atletismo y un buen café.

Fue instructor de la Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo, director técnico de la Federación Mexicana de Atletismo, asesor de Alejandro Cárdenas en la CONADE, toda una vida dedicada al deporte.

También participó con la Federación Mexicana de Futbol en la preparación física de los árbitros, lapso en el que nunca se presentaron quejas por la mala forma de los silbantes que ahora preocupan y fue la etapa de mayor internacionalización de los árbitros mexicanos en torneos oficiales de la FIFA.

Fue entrenador del equipo polaco de atletismo en los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952 y dirigió la carrera del marroquí Said Aouita en los JO de Seúl 1988, también formó a Arturo Barrios, mexicano plusmarquista de los 10 mil metros planos. Más recientemente trabajó con el mediofondista Juan Luis Barrios en su preparación a los Panamericanos de Toronto 2015.

El entrenador recibió Orden al Mérito que le otorgó Polonia por su aportación al deporte durante 50 años ininterrumpidos, porque Kempka llegó a México el 24 de mayo de 1966 y a partir de ese momento la escuela mexicana de medio fondo creció bajo su dirección, ya que era un trabajador incansable.

Le sobreviven su hijo Edward y sus nietas Fernanda y Andrea.

CONSTERNACION DE ATLETAS. La familia del atletismo mexicano externó su consternación por el fallecimiento del entrenador de origen polaco Taedusz Kempka, un importante formador de competidores de fondo y medio fondo.

El Comité Olímpico Mexicano, en su cuenta de Twitter lamentó el deceso de uno de los más grandes entrenadores que llegaron a México.

“La Familia Olímpica mexicana lamenta el deceso de Tadeusz Kempka, entrenador que más gloria le ha dado al atletismo mexicano; formador de fondistas como Dionicio Cerón, Arturo Barrios y Rodolfo Gómez, entre otros. QEPD”, refirió.

Juan Luis Barrios expresó que “estamos profundamente entristecidos por la noticia de la muerte del profesor Tadeusz. Es lamentable esta noticia que nos ha dejado consternados”.

Señaló que el deporte mexicano debe mucho al profesor, por todo lo que hizo con los atletas nacionales y que los llevó a un gran nivel en competencias internacionales.

De la misma manera, el exmarchista y actual entrenador Ignacio Zamudio, se dijo triste por la noticia, ya que Kempka siempre mostró disponibilidad para ayudar a los atletas, “siempre saludaba con un ‘chico, cómo estás’”.

En tanto, la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo comunicó que se une al dolor que embarga a la familia del atletismo, por el sensible fallecimiento del entrenador Tadeusz Kempka.

Imprimir