El Bronco alista “ejército digital” para ganar votantes y la Presidencia | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 19 de Febrero, 2018

El Bronco alista “ejército digital” para ganar votantes y la Presidencia

Estrategia. En entrevista en su finca, en García, NL, explica que en lugar de un operador político apostará por operadores cibernéticos. 3 mil jóvenes, con al menos mil seguidores en Facebook, contarán su historia para “contagiarlos” sobre un cambio. “No recurriré a los influencers, ni a los youtubers, ésos son divos”

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Desde su finca en García, Nuevo León, entre sementales pura sangre que le darán potrillos para vender “baratos” (entre 25 mil y 30 mil pesos) y un aroma a discada que nace en la cocina, Jaime Rodríguez Calderón El Bronco, armará un ejército digital de 3 mil jóvenes para que cuenten su historia y “contagien” a los demás del cambio de conciencia que asegura buscar para México.

Y tendrán que decir que nació dos veces. Que unos 40 sicarios lo toparon en marzo de 2011. Que más de 2 mil balas impactaron su camioneta y la de sus escoltas. Que fueron ráfagas de frente y de lado. Y que usó su camioneta como escudo para sacar de la metralla a uno de sus muchachos antes de que lo acribillaran Los Zetas. En aquellos años El Bronco tenía el mando de la alcaldía de García. Un lugar con corazón de adobe y fincas con huertas frutales llenas de silencio. Un sitio gobernado ahora por otro alcalde independiente: César Valdés Martínez.

Contarán que adoptó siete perros, dos gallinas y a don Cruz, un anciano de 107 años al que sus hijos han abrazado como el abuelo. Y deberán aclarar que hay gente en Nuevo León decepcionada porque dijo que no se iría del puesto y terminó solicitando licencia en diciembre de 2017.

—Se enojaron muchos con usted por dejar el cargo.

—Pues los que no votaron por mí. Los tengo bien identificados, tengo en Nuevo León un millón de seguidores que votaron por mí; de esos, la mayoría dice “¡yes, dale!”.

Rodríguez Calderón tiene 60 años y dice que su salida temporal del gobierno estatal es para tratar de cambiar la conciencia de los mexicanos.  “Lo haré el resto de mis días. Ya le pedí permiso a mi vieja y a mis hijos de que me den chance de ir a esto, de ver si realmente los mexicanos tenemos solución. Si hay una condición para que el mexicano repiense las cosas. Y si no, pues me regreso a mi casa. Intentaré hacer mi mejor esfuerzo en Nuevo León. Le pedí permiso a los nuevoleonenses. Algunos me lo dieron y otros no.

La estrategia digital de El Bronco tiene un ingrediente: Los miembros de sus brigadas en el ciberespacio deben tener al menos mil seguidores en Facebook. “No los influencers, no los youtubers, esos son divos, ya se convirtieron en comercializadores de las red social”, advierte.

Reconoce que al estar centrados en Nuevo León, la gente no lo conoce, así que será una ventaja contarles quién es realmente Jaime Rodríguez desde cero. “Tú no vas ganar una campaña con un spot”, advierte.

¿Y con un like ?

—Sí –suelta El Bronco–, el like lo vas a tener a través de tus acciones. Lo que pretendemos es que la comunidad mexicana conozca lo que yo quiero, creo y deseo.

¿Van a recibir alguna paga?

—Van a recibir una compensación.

En lugar de un operador político apostará sus energías por operadores cibernéticos: “En lugar de un operador electoral, quiero el voluntario que me diga: ‘yo le cuido la casilla’”.

¿Entonces cree que podría ganar la elección en las redes?

—Claro, porque nadie como yo ha sabido usarlas…

—Ya hay uso de la red en política, como quienes circularon que López Obrador se fue a Veracruz a esperar un submarino ruso con dinero. ¿Qué va a hacer usted de diferente?

—Eso no es usar la red. Eso es divertirte con la red. Eso no te genera simpatías.

El Bronco sostiene que Andrés Manuel no crece porque “nadie le cree que esté haciendo la campaña sin dinero”. “Están captando dinero de todos lados. Nada más que nadie se atreve a decírselo. ¿Y todo el equipo que estás moviendo el país? Cuesta. Yo se lo voy a decir: Andrés Manuel haz pública la gente que te está dando dinero. ¿Por qué no lo publicas?”

¿Y qué me dice de las encuestas?

–Yo empecé con 2 por ciento y terminé con el 52 para la gubernatura. Andrés Manuel tiene ahora el 30 por ciento y no ha crecido… ¿Crees que con mil personas que encuestas, de entre 100 millones de mexicanos que tienen inteligencia, crees que con eso ya sabes quién va a ganar? Pues no. La campaña todavía no empieza. Me gusta salir atrás para verles el trasero, y cuando los rebase les voy a enseñar el mío.

Defiende que el 100 por ciento de sus seguidores son reales. “Me critican, cuestionan, interactúan”. En cambio, la mayoría de la audiencia que tiene López Obrador son paleros digitales.

¿Vive enfocado en pegarle a Andrés Manuel?

—Porque es el que va arriba. Tú tienes que pegarle a los que van arriba. Los de en medio no cuentan. Yo estoy hasta mero atrás. Voy a apostarle al voto que todavía no decide. No me voy a confrontar. No estoy hablando mal de Andrés Manuel. No voy a hablar mal de nadie. Voy a decir las verdades. La sociedad observará eso, la elección es una competencia.

En la sala-comedor-cantina impregnada de fotos de sus hijos y caballos de todos tamaños y formas que le han obsequiado El Bronco dice que si entró a esta carrera por la Presidencia es para llegar al final.

¿Por quién declinaría?

—No declinaría por nadie. Me firmaron miles de mexicanos, declinar sería traicionarlos. La competencia es para llegar. Yo salí a la calle a buscar la simpatía de los mexicanos y me dijeron adelante, te firmo. Pero si en el camino me rajo, pues no sería un buen mexicano. Le voy a dar hasta el final. Pero si no lo logro respetaré y acompañaré a quien gane.

Y, bueno, ¿si construyen un Frankenstein con lo mejor de cada candidato? ¿Qué tomaría de Andrés Manuel?

—Su persistencia.

¿De Margarita?

—Su bondad.

¿De Meade?

—Su seriedad.

¿Marichuy?

—Su origen.

¿Anaya?

—Su juventud.

¿Ríos Piter?

—Sus lentes.

Afirma que su experiencia le da para manejar el gobierno desde su celular, que es un iPhone 6 con la pantalla rota: “Mis hijos me regalaron un celular y me decían, ‘papi cambia el celular eres el gobernador’; pero ahí lo tengo para que no se me gaste. Soy regiomontano compadre”.

Con su teléfono Rodríguez Calderón dice que en lugar de tener una reunión de gabinete, tienes chats con el gabinete.

—Querrá decir “estaba”...

—Estoy todavía...

—Pero Nuevo León ya tiene un gobernador interino.

—Ya sé, pero estoy usando el chat con los ciudadanos. El gabinete ya tiene un gobernador y él que se encargue. Si yo soy Presidente, el ciudadano tendrá el teléfono del presidente. Y a lo mejor me rayan la madre ¿no? Y yo se las voy a contestar si no es cierto.

—Ah, ¿usted también les va a mentar la madre?

—¡Claro! pues si tú me mientas la madre yo te digo “la tuya compadre”.

¿Es un acto de intolerancia de su parte no?

—Intolerancia el que me la raya. ¿A poco tú porque eres ciudadano tienes el derecho de rayársela a otra persona? El ciudadano tiene que entender que si quiere respeto tiene que dar respeto. Que si quieres atención debes de dar atención. Hay miles de ciudadanos que no pagan impuestos y que reciben el dinero regalado. Es lo que quieren hacer Andrés Manuel, Anaya y Meade.

“Los políticos como ellos se creen Santa Claus. Es que no vivieron la pobreza nunca. Ellos nacieron en la opulencia de la tierra donde levantas la mano y hay un mango. Uno con sus hijos en Atlanta, otro con sus hijos mantenidos y otro que ni de sus hijos habla”, indica.

Imprimir