El día en el Frente: caras largas de los sincurul y grescas a sillazos | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 19 de Febrero, 2018

El día en el Frente: caras largas de los sincurul y grescas a sillazos

El día en el Frente: caras largas de los sincurul y grescas a sillazos | La Crónica de Hoy

Quince minutos antes del mediodía de este domingo, hora programada para el inicio del evento en que Ricardo Anaya se convertiría en candidato a la Presidencia, el Auditorio Nacional se encontraba prácticamente vacío, ante la preocupación y enojo de los organizadores, principalmente los panistas.

Hubo que esperar una hora y media para que, al fin, el Coloso de Reforma luciera casi lleno y se pudiera dar paso al acto protocolario. Llevaron hasta sus lugares a la crema y nata del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, cuyos representantes se saludaron con efusivos abrazos.

Dos personajes ocuparon la atención de la gente de manera especial: Uno, Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México y ya con un escaño asegurado en el Senado, nada más ni nada menos que por el PAN, y dos, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, quien apenas horas atrás había estirado la liga por la designación de las candidaturas plurinominales, al grado que se presumía una eventual ruptura con Anaya.

A Mancera se le concedió el lugar de honor en la primera fila, muy cerca del Jefe Diego y el exprecandidato presidencial panista, Rafael Moreno Valle.

El ambiente que reinó en el evento dominical fue un tanto de contrastes, porque se reunieron los candidatos del Frente a los gobiernos estatales que estarán en disputa, pero no a todos les fue tan bien como hubieran esperado; en tanto que otros, con escaño en mano, se mostraban radiantes, como es el caso de Josefina Vázquez Mota y Marko Cortés, cuya felicidad contrastaba, por ejemplo, con Guadalupe Acosta Naranjo, del PRD.

Destacaron, ahora sí, y por primera vez juntos, los gobernadores del Frente: Francisco Kiko Vega, Miguel Ángel Yunes, Graco Ramírez y Francisco Cabeza de Vaca.

Ya en el discurso que Anaya Cortés recetó una hora de monólogo. Resaltó que los perredistas, encabezados por su líder nacional Manuel Granados, Barrales, Mancera, Jesús Ortega y su tocayo Zambrano, eran quienes más le aplaudían al panista Anaya. Aplaudieron también cuando Anaya vapuleó tesis energéticas de López Obrador que los perredistas defendieron tiempo atrás.

Anaya miró pocas veces el telepromter y otra vez se apoyó en videos e imágenes, un tanto al estilo PowerPoint.

Al final, subió al escenario su esposa con sus tres hijos, y, atrás de ellos, todos los invitados de lujo. Miguel Ángel Mancera, paradójicamente, quedó ubicado al extremo derecho de Anaya, mismo lugar donde había quedado Alejandra Barrales, quien al darse cuenta de ello, literalmente corrió al lado del ya candidato de Por México al Frente a la Presidencia de la República.

Madrugada perredista. La Asamblea del Consejo Nacional del PRD, que se realizó en la Expo Reforma, terminó en golpes, sillazos y la aparición de armas de fuego.

La razón fue que algunos perredistas denunciaron manipulación en las listas de candidatos. Otra vez acusaciones entre tribus de manipular el listado de consejeros con derecho a voto.

Al final, miembros del Consejo del PRD se enfrentaran a golpes, incluso se valieron de sillas para atacarse entre ellos. Fuentes cercanas al PRD aseguraron que en el acto participaron perredistas de Morelos, Zacatecas, Tlaxcala y el Estado de México.

“Les empezaron a meter consejeros a las expresiones, les dieron de baja consejeros, y se están peleando porque no les cuadran los números. Cambiaron las listas de consejeros”, dijo uno de los consejeros. (Con información de Ana Espinosa)

Imprimir