Benjamín Netanyahu

Si así van a ser las cumbres de Seguridad, mejor que no las hagan. Primero un encontronazo de estadunidenses y rusos por el Rusiagate de Trump y luego, ayer, Netanyahu blandió un pedazo de metal frente a sus enemigos regionales acusándolos de prácticas de espionaje aéreo. Específicamente acusó a Irán de enviar drones al territorio israelí. La cumbre de seguridad dio pie, así, sólo a desfiguros de quienes quieren hacernos sentir inseguros, como es el caso del señor de la fotografía.

 

Imprimir

Comentarios