Nacional

Helicóptero que cayó siguió protocolo, no hubo improvisación: Navarrete

El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, afirmó que en la ruta que siguió el helicóptero militar de Puerto Escondido a Pinotepa Nacional, en Oaxaca, no hubo improvisación ni protagonismos, sino que se actuó conforme a protocolo, y serán las investigaciones las que determinen con claridad qué fue lo que pasó.

Al enviar sus condolencias a los familiares de las víctimas e informar que la próxima semana buscará entrevistarse con ellas, Navarrete Prida aclaró que está bien de salud, de acuerdo con el reporte médico que le fue practicado luego del incidente en el que lamentablemente hubo pérdidas humanas.

Con tono optimista, aunque “adolorido”, como él mismo comentó, el funcionario federal hizo votos porque este tipo de incidentes no vuelvan a ocurrir nunca más.

Entrevistado luego de reunirse con el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, comentó que durante el sismo de magnitud 7.2, estaba en Campeche y tras los antecedentes que había en la zona del epicentro, Pinotepa Nacional, comunicó al presidente Enrique Peña Nieto su decisión de trasladarse al lugar.

“Hablé de inmediato con el presidente de la República. El presidente de la República me instruyó a que iniciáramos el protocolo e hiciéramos la declaratoria en el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) para empezar a coordinar información y salir”, refirió.

Ante ello, el Ejecutivo ordenó la implementación del Plan MX, en el que participan las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena), de Marina-Armada de México (Semar) y la parte Civil”.

El responsable de la política y seguridad interna del país mencionó que Peña Nieto quería desplazarse, “le dije yo estoy en Campeche, permítame acudir terminando el evento con Concanaco-Servytur, de las acciones que se requieren para echar a andar el plan de emergencia”.

Detalló que no era posible realizar por tierra el traslado de Puerto Escondido a Pinotepa Nacional, ya que había dos zonas con deslaves y tres puentes se encontraban en revisión.

De tal suerte que “la única opción que tenía para llegar era por aire. Solicité que pudiera ser bajo protocolos militares y que hubiera una nave, un helicóptero con visión nocturna. El jefe de la zona militar me recibió. Nos subimos al helicóptero, me dijo: este es un helicóptero nuevo, como puede ver tiene todos los equipos para poder funcionar de noche”.

Además, la tripulación estaba compuesta por dos pilotos y un tripulante y estaba acondicionada para poder llegar a la zona del sismo; “no era un tema de riesgo. los riesgos siempre hay cuando se sube uno a un helicóptero, ni era un tema de improvisar. Había calculado: rutas, tiempos, hoja de vuelo y lugar donde íbamos a bajar”.

Sin embargo al llegar a la zona, estaba muy seco el terreno y de ello la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) tendrá que hacer su propia investigación.

Navarrete Prida comentó que esa situación provocó que la turbina de aire desde 100 metros antes de aterrizar, generara una gran nube de polvo que cubrió todo, por lo que los pilotos perdieron la referencia de donde se encontraba y sucedió el accidente.

Esto es, remarcó el funcionario, no tiene que ver con temas de protagonismos personales, sino con el cumplimiento de responsabilidades que las hacemos con toda convicción y con riesgo y tiene que ver con el seguimiento de protocolos que están establecidos, que lo marca la ley y de los cuales se tenía conocimiento.

Sobre su estado físico y anímico, Alfonso Navarrete refirió que tras el incidente -en el que también iba el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, y personal de la Segob y del gobierno local- se encuentra bien.

Sobre la pérdida de vidas humanas en el lugar, se dijo consternado. “Mis condolencias sinceras, muy sinceras a todas las familias que tuvieron pérdida de gente, de hermanos, de primos, de esposas, esposos, de hijos”.

Anotó que la Sedena ha asumido la responsabilidad de los hechos, por lo que no especulará sobre el tema, sino que esperará a que se presente un informe en ese sentido.

Dio a conocer que se realizará un estudio en aras de que la federación se haga cargo del mantenimiento de los equipos sísmicos y con los gobiernos estatales convenir un mecanismo distinto para poder ampliar la red sísmica, la cual sólo se encuentra del lado del Pacífico.

“El estudio debe estar terminado en unos 15 días después del suceso que ocurrió, precisamente en Oaxaca, donde una de las antenas se descompuso”, concluyó.

Imprimir