Mundo

Polonia protesta por esvástica pintada en su embajada en Israel

La pintada calificaba a polacos de “asesinos”.

El canciller de Polonia, Jacek Czaputowicz, exigió ayer explicaciones a las autoridades israelíes por una esvástica y una pintada antipolaca que apareció el domingo en la puerta de su embajada en Tel Aviv, en una nueva escalada en la polémica entre ambos países a cuenta de la nueva ley polaca que pena hasta con cárcel hablar de “campos de concentración polacos”.

“El gobierno de Israel es responsable de la seguridad de nuestras instituciones en ese país”, protestó Czaputowicz, que calificó las pintadas de “acto de vandalismo”.

El sábado el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, afirmó que “por supuesto que no será delito decir que hubo criminales polacos, del mismo modo que también hubo criminales judíos, o rusos, no sólo alemanes”.

Esa referencia a los judíos desató indignación en Israel, pero el canciller polaco defendió que las palabras del mandatario no pretendían “negar el Holocausto o a sus verdaderos autores”.

Imprimir