Cultura

Buscará el INAH que Sac Actun sea Patrimonio Mixto de la Humanidad

Presentan los hallazgos en el sitio, como el esqueleto de uno de los primeros pobladores de América. Está en riesgo por saqueos y contaminación, añade

Detalle del puño del dios maya del comercio.

Recientes estudios en la cueva inundada de Sac Actun, ubicada en la zona costera de Quintana Roo y considerada la más grande del mundo, indican que tiene en sus 347 kilómetros, 248 cenotes y 198 contextos arqueológicos, en donde yace un esqueleto humano que podría corresponder a uno de los primeros pobladores de América y también existe un templo dedicado al dios maya del comercio: Ek Chuah.

Gracias a estos hallazgos hechos por arqueólogos mexicanos y científicos estadunidenses, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) buscará que este sistema de cuevas y cenotes sea declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad en la categoría de bien mixto ante la UNESCO, ya que peligra su preservación a causa del saqueo y la contaminación por desechos humanos.

“El INAH buscará apoyar y promover este contexto como Patrimonio de la Humanidad ante UNESCO, como bien mixto, de esa manera habrá un refuerzo en su protección”, destacó Roberto Junco Sánchez, subdirector de Arqueología Subacuática.  

En ese sentido, Guillermo De Anda, director del proyecto Gran Acuífero Maya, comentó que la propuesta se planteó hace 5 años durante la reunión de expertos de la UNESCO celebrada en Puebla, en donde también se expuso la intención de que todos los cenotes con elementos arqueológicos y con biodiversidad milenaria sean catalogados como bienes mixtos.

“Más que el turismo, porque la mayoría de prestadores de servicios turísticos ya son muy profesionales y conscientes, el principal peligro en Sac Actun es la contaminación, tenemos un cenote en donde hay un cráneo precerámico (de los primeros pobladores de América) concrecionado y ahí el agua tiene un alto nivel de acidez por desechos humanos; (cerca) hay un basurero al aire libre”, indicó el arqueólogo.

Otro factor de peligro para esta zona que abarca cenotes famosos como Hoyo Negro, en donde se encontró el cuerpo de Naia (esqueleto humano de 13 mil años de edad), y El Pit, en donde hay varios restos de perezosos gigantes, es el crecimiento urbano no planeado. “¿Qué tanto afecta un buzo o 20 buzos en comparación con un hotel de mil cuartos y mal planeados?”, cuestionó De Anda.

En menor medida, dijo, mover una pieza de las cuevas, es decir, sacarla de su contexto para tomarle una foto, es algo común en la zona “pero no tan grave como el saqueo, aunque sí afecta el contexto milenario”.

NUEVO ESQUELETO. Sac Actun tiene 248 cenotes y 198 contextos arqueológicos, de los cuales 138 pertenecieron a la cultura maya, el resto al pleistoceno y a la guerra de castas sucedida en el siglo XIX. Entre estos contextos, Guillermo De Anda destacó el hallazgo de un esqueleto que conserva la mandíbula y dientes.

“Es un esqueleto bien preservado aunque sus partes están dispersas, está lejos de la entrada de una cueva a 1,300 metros, es difícil fotografiar y tomar video porque es un lugar muy estrecho. Pero hay una mandíbula que tiene algunas piezas dentales, que como saben son las reinas para la determinación de antigüedad y determinación de ADN”, señaló.

En los siguientes meses, agregó, iniciarán el estudio para determinar su sexo, antigüedad y posible causa de muerte.

En otro punto de este sistema inundado, hallaron la presencia de actividad humana prehispánica ya que varias cuevas cuentan con muros, cuartos, cerámica y carbón, que data del 600 al 1200 d.C., pero ¿por qué hay actividad humana bajo el mar? ¿O no siempre esa parte de territorio estuvo cubierto de agua?

De Anda sostiene dos teorías, una es que hubo un cambio drástico en el nivel del agua. “Eso no lo descartamos sobre todo por nuestros estudios en Chichén Itzá en el cenote Holtún, en donde parece que en el clásico terminal hubo una gran sequía y el agua descendió 10 metros, eso ya era suficiente para que los mayas entraran en las cuevas y pudieran hacer ofrendas y hacer modificaciones”.

Otra hipótesis es el sellado ritual por terminación, o bien, que los mayas clausuraban la cueva o cenote de manera intencional pues estos espacios eran considerados sagrados. “Hemos entendido que había rituales de conjuro hacia alguna mala racha, espíritu, enfermedades o malos vientos, estos mitos que tienen una base que es parte de nuestro trabajo e investigación”.

DIOS DEL COMERCIO. Parte de Sac Actun fue una importante ruta de navegación maya, ya que se tiene registro de que ahí pasaron embarcaciones con varios comerciantes procedentes de Sudamérica y Tabasco para intercambios de productos, esto del año 900 al 1200 d.C.

“Esta zona era un punto de entrada a Cobá y a Chichén, y los comerciantes tenían que seguir rutas terrestres establecidas a través de calzadas y por eso también hemos formulado la hipótesis de que los comerciantes tenían puntos de peregrinaje ritual, es decir, en su caminar hacia tierra adentro tenían que hacer paradas en altares y lugares sagrados para lograr un intercambio con los dioses”, precisó.

Un contexto muy claro de lo anterior, añadió, es  la Cueva del Dios del Comercio que tiene un templo en la entrada y que continúa con una escalinata muy elaborada, “estamos empezando a planear por dónde empezaremos a hacer la excavación de este lugar”.

De Anda detalló que en esta cueva hay una plataforma de 5 metros, fragmentos incensarios y cerámicos. “El incensario parece haber sido matado intencionalmente, es decir, roto a propósito. Además es parte de una imagen del dios del comercio: Ek Chuah, que era una deidad que controlaba el intercambio y el comercio del cacao”.

Imprimir