El Día Mundial de la Justicia Social

Dr. Manuel Añorve Baños

El desarrollo y la justicia social son dos aspectos de gran importancia e incluso indispensables para que una nación pueda convivir en paz y armonía. Es un elemento imprescindible para el respeto cabal de los derechos humanos y libertades fundamentales, tanto de manera doméstica como en las relaciones de México con otros países.

Partiendo de tal premisa, la comunidad internacional, por medio de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la resolución 62/10 del 26 noviembre de 2007, decidió declarar el 20 de febrero de cada año como el Día Mundial de la Justicia Social, convirtiéndose en un día que motiva a los Estados miembros a promover estos ideales, pero también a realizar actividades concretas en beneficio de la sociedad.

Evidentemente, la justicia social se trata de un principio fundamental para la convivencia pacífica y próspera de toda nación, donde se promueve el respeto al desarrollo humano, siendo uno de los pilares que sostienen la estabilidad social, de la mano con la promoción a la dignidad humana, a través de principios básicos como la igualdad de género, el respeto de los derechos de sectores vulnerables, como pueblos indígenas y migrantes, así como combatir todo tipo de discriminación.

Dicha conmemoración busca apoyar, promover y reconocer la labor de la comunidad internacional, encaminada a erradicar la pobreza y  promover valores de suma importancia para una sociedad, como lo es un empleo pleno y trabajo digno, la igualdad entre los sexos y el acceso al bienestar y justicia social para todos.

En esta tesitura, justo es señalar que el reconocimiento de carácter normativo, para la promoción, reconocimiento y defensa es un gran paso; sin embargo, para una correcta implementación debe buscarse el mayor equilibrio en las acciones y políticas públicas, con la finalidad de que toda persona pueda desarrollar al máximo sus capacidades en un marco de respeto y armonía en la convivencia social.

Este 2018, el Día Mundial de la Justicia Social centra su atención en los trabajadores migrantes y en la búsqueda de un mejor trato, en su condición de sector vulnerable. Por ello, que la ONU busque que todos los actores estatales reiteren su compromiso por actuar en favor de este sector.

Actualmente, la Organización Internacional del Trabajo calcula que unos 150 millones de trabajadores en el mundo son migrantes; quienes  tienen una actividad más alta que los propios nacionales: 73%, frente a 64% de los nacionales de un país;  lo cual detalla la envergadura de este grupo en la fuerza de trabajo mundial, así como sus relevantes aportaciones de carácter social, cultural y económico.

El Día Mundial de la Justicia Social nos permite tomar consciencia sobre las acciones a impulsar, desde la sociedad, como la igualdad de género, el respeto a los grupos vulnerables y la erradicación de cualquier barrera que enfrentan las personas por algún tipo de discriminación; donde, de la mano con el Estado mexicano y una política comprometida con los valores fundamentales, se logre el bienestar humano.

 

*Doctor en derecho por la UNAM

 @manuelanorve

Imprimir

Comentarios