Mundo

Califica Netanyahu de "locura" acusaciones de corrupción en su contra

El primer ministro israelí afirmó que existe una campaña de persecución en su contra que lleva varios años.

Foto: EFE

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se defendió hoy de las "falsas acusaciones" y calificó de "locura total" las recientes informaciones difundidas sobre su persona, las últimas, sobre el "Caso Bezeq", en el que se sospecha que tuvo cobertura favorable a cambio de favores.

"Lo que está pasando en los últimos dos días es simplemente una locura total. Están trayendo dos afirmaciones imaginarias y falsas como parte de una campaña de persecución contra mí y mi familia que dura años", se quejó el mandatario en un vídeo publicado en Facebook.

"La primera es sobre el Bezeq", en el que dos cercanos colaboradores de Netanyahu y uno de sus amigos, el millonario y magnate de la comunicación Shaul Elovitch, han sido detenidos bajo sospecha de ofrecer una cobertura halagadora de él y su esposa, Sara, en la web de noticias Walla, a cambio de favorecer a la empresa de éste, el gigante telefónico Bezeq.

"Todas las decisiones que se tomaron en Bezeq fueron hechas por comités, por profesionales, bajo estricta supervisión legal. Esto no es el salvaje oeste. No hay decisiones privadas aquí. Todas las decisiones son transparentes y controladas", defendió el jefe de Gobierno en la grabación.

"Por lo tanto, declaro que la afirmación de que actué en favor de Bezeq a expensas de consideraciones prácticas es simplemente infundada", aseguró.

La segunda afirmación "no es menos falsa ni menos mala", dijo sobre la información confirmada hoy por fuentes policiales de que Nir Hefetz, su exasesor de comunicación detenido por su relación con el caso 4000, es sospechoso de haber ofrecido a la juez Hila Gerstel el puesto de fiscal general a cambio de que cerrase el caso abierto contra Sara Netanyahu por malversación de fondos públicos.

"Nunca le pedí a Nir Hefetz esto, él nunca me ofreció nada al respecto, y ¿saben qué? No puedo creer que le planteara esa posibilidad a nadie", argumentó Netanyahu antes de arremeter contra sus detractores.

"Es imposible ignorar este plan orquestado. Cuando se desinflan los casos 1000 y 2000, cuando resulta que el 3000 no era nada, entonces se producen nuevos casos. Hacen un nuevo caso cada dos horas. Traen a sus asociados, les interrogan, e inmediatamente hay una nueva avalancha de filtraciones falsas", dijo.

La semana pasada la Policía recomendó a la Fiscalía que impute al primer ministro como sospechoso en el caso 1000, que investiga la recepción de lujosos regalos por los Netanyahu a cambio de favores, y el 2000, sobre un intento de pacto con el dueño del diario "Yediot Aharonot", Arnon Mozes, para conseguir noticias favorables a cambio de iniciativas para reducir la difusión del periódico rival.

Según Netanyahu el "objetivo" de todas estas informaciones es "crear una nube negra" sobre su cabeza.

"Ciudadanos de Israel, es importante para mi saber que sabéis la verdad. Quiero que sepáis que confío en vosotros y en el sistema judicial, y podéis contar conmigo", pidió el mandatario antes de asegurar que seguirá al frente del país "con responsabilidad y dedicación".

havh

Imprimir