Espectáculos

El bien del país, una obra que proclama justicia

Basada en hechos reales, un grupo de convictos lleva a cabo el montaje de la primer obra de teatro representada en Sídney, en 1788, por ladrones, policías y rufianes mal encarados que son dirigidos por un bonachón sin carácter. Lo que para ellos resulta un caos, para otros es una forma de recuperar la esperanza de formar una nueva sociedad a partir del teatro.

Ésta es la historia de la puesta en escena El bien del país, que se apodera del escenario del Teatro Helénico. Una historia que proclama la justicia y la libertad de poder expresar lo que tienen por decir personas tan peculiares, como lo son los convictos y las personas que están en torno al sistema penitenciario.

Esta puesta en escena se ha consolidado al forjar un nuevo mundo a través de la dramaturgia. Muchas veces se ha dicho que el teatro es lo que más se asemeja a la realidad, al tener historias apegadas a la sociedad y ésta en especial, viene a refrendar esa parte, al traer la trama que en su original llevaba el nombre de El oficial de reclutamiento.

Ése fue el nombre que los convictos le dieron, bajo la idea que surgió de Philips, quien en ese momento era gobernador supremo. Estrenada en el Teatro Royal Court en Londres en 1988, la multipremiada obra El bien del país es una pieza que indaga sobre la eficacia del sistema penitenciario, la redención del ser y el poder transformador del arte.

Con alrededor de diez artistas en escena, nos remontamos a esos años en los que la vestimenta era desgarradora y más aún cuando de convictos hablamos. Una escenografía con un juego de luces tenues que se compaginan con la historia al tener momentos de nostalgia, de lucha, de poder y sobre todo, de libertad.

El bien del país trae consigo las actuaciones de Antonio Algarra, Alejandra Ambrosi, Everardo Arzate, Jerónimo Best, Artús Chávez, Kriss Cifuentes, Nohemí Espinosa, Teté Espinoza, Itari Marta, Salvador Petrola, quienes se encargarán de arropar al público con esta historia real, que cobra vida a través del teatro.

Imprimir