La divina ilusión: Cuando el teatro denuncia los abusos de la Iglesia | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 21 de Febrero, 2018

La divina ilusión: Cuando el teatro denuncia los abusos de la Iglesia

La divina ilusión: Cuando el teatro denuncia los abusos de la Iglesia | La Crónica de Hoy

La historia de la llamada Diva del Teatro, Sarah Bernhardt, ha sido tomada como referencia por el director Boris Schoemann, quien se adentró en el escándalo  que protagonizó la actriz en la época del siglo XX.

La ciudad de Quebec fue testigo de una de las más controversiales presentaciones que tuvo la fallecida actriz en ese entonces. La puesta en escena La Divina Ilusión relata la historia de vida de dos jóvenes seminaristas, Michaud, hijo de buena familia y entusiasta del teatro. Talbot un joven enigmático proveniente de una familia pobre.

Ambos están a cargo de comunicar a La Divina Sarah, que ni ella ni su teatro son bienvenidos por la Iglesia católica. Mientras los dos jóvenes se van involucrando en su mundo, sus vidas cambiarán para siempre a partir de su encuentro con la diva teatral, por quien toman consciencia del sufrimiento que los rodea, y aprenderán que la destreza para expresar su rechazo debe nutrirse de lo que los hace feliz.

Una historia que se remonta en escenografía y vestuarios a la época antigua, que llama la atención del espectador desde el momento en que se alza el telón. Mismo que levantó el Teatro Helénico, al dar apertura a esta nueva temporada para la obra, que cuenta con la participación de Ali González, Eugenio Rubio, Servando Ramos, Mahalat Sánchez, Miguel Corral, Miguel Conde, Pilar Boliver, Olivia Lagunas, Constantino Morán, Carmen Ramos y Gabriela Guraieb.

La obra no es vista como una biografía, sino como la historia y recorridos de la actriz por lugares como Quebec, en Canadá, por mencionar algunos. La actriz mantuvo algunos enfrentamientos y censuras por parte de la Iglesia, al catalogar como una falta a la sociedad el tipo de teatro que llevaba al público en cada una de sus presentaciones.

Esos motivos generaron que existiera cierto repudio hacia la actriz y que fuera vista de mala manera. El tema del abuso sexual, que mantenía Sarah en sus funciones, fue motivo suficiente para generar polémica entre la Iglesia y la sociedad, un tema que hoy en día es discutido en todo el mundo.

La puesta en escena da muestra de la represión que existía en aquellos años si alguien expresaba algo, de la manera que fuera, acerca del tema y cómo hoy por hoy salen a la luz casos de abuso y acoso, que están siendo expresados por actrices a nivel nacional e internacional.

La obra se desarrolla en siete escenas que combinan la comedia y el drama surgido a raíz de la opresión que padeció la actriz por parte de la Iglesia y por lo que generó un escándalo, al hacerle ver a la sociedad que no era ningún mal el que ella hacía al exponer esos temas; sin embargo, el mismo Arzobispado se encargaba de mantener abusos ocultos entre  jóvenes y niños que pertenecían al seminario.

Con 11 actores en escena, que se adentran perfectamente en la historia para dejar claro su mensaje: el poder expresar los problemas que tiene la sociedad y siempre alzar la voz.

Imprimir