Mundo

Muere el reverendo favorito de los presidentes de Estados Unidos

El “televangelista” Billy Graham, conocido como el “pastor de los presidentes” de Estados Unidos, falleció ayer a los 99 años tras una vida marcada por su influencia en la Casa Blanca y en la vida de millones de personas de todo el mundo.

El líder religioso murió en su casa de Montreat (Carolina del Norte), lugar en el que se retiró junto a su esposa Ruth en 2005, tras seis décadas en las que lideró la evolución de la religión evangélica en el país y en el mundo gracias a su carisma.

Graham sufría de cáncer de próstata y de Párkinson; además, le habían operado varias veces en el cerebro en los últimos años. Aún así, la causa oficial de la muerte no fue comunicada.

Desde la presidencia de Harry Truman (entre 1945 y 1953), Graham se reunió, rezó y aconsejó a los doce presidentes que pasaron por la Casa Blanca desde entonces, sin importar que fueran demócratas o republicanos. Pero era especialmente conocida su estrecha relación con los presidentes Richard Nixon (1969-1974), Bill Clinton (1993-2001) y George W. Bush (2001-2009).

En dos de sus episodios presidenciales más conocidos, es sabido que en 1998 Graham aconsejó a Bill Clinton durante el escándalo sexual con Monica Lewinsky, y que ayudó a Bush hijo a dejar el alcohol.

REACCIONES. El actual presidente, Donald Trump, se refirió ayer a Graham como “un hombre muy especial”. “¡No había nadie como él! Será extrañado por los cristianos y todas las religiones”, expresó en Twitter.

Algunos expresidentes vivos, como George Bush padre (1989-1993) y Jimmy Carter (1977-1981), reconocieron también la “enorme influencia” que tuvo Graham en su vida espiritual.

 

Imprimir