Espectáculos

Luis Miguel vuelve a brillar como un sol

“Luis Miguel, Luis Miguel, Luis Miguel”, así gritaba la gente a las afueras del Coloso de Reforma, ansiosos por ver a su ídolo, quien hace un año los dejó con un mal recuerdo, al no presentarse y dejarlos con las ganas de disfrutar su show.

Estos acontecimientos desataron cientos de criticas durante mucho tiempo hacia el intérprete, por lo que la gente se preguntaba, ¿esta vez si cantará?, ¿cómo tratará al público?, ¿irá a cancelar?, dudas que estaban a unos minutos de descubrir ante la primera de más de diez presentaciones que tendrá el Sol en el Auditorio Nacional.

Playeras con el nombre del cantante, gorras en todos colores, globos, rosas y demás objetos, era con los que ingresaba el público al recinto. Donde aguardaba el escenario cubierto con una manta blanca, para presenciar una noche llena de sentimiento y adrenalina.

México por siempre, es el nombre del nuevo material discográfico, con el que Luis Miguel había anunciado su regreso a los escenarios, pero la expectativa crecía mientras transcurrían los minutos dentro del recinto.

Fue en punto de las 21 horas, que esa manta gigante se lleno de color, al dejar entrever la pantalla gigante que se encontraba al fondo del escenario, junto con dos tarimas, de un lado la orquesta que acompañaría al cantante y del otro lado, sus elegantes coristas.

Con una melodía de fondo e imágenes que se proyectaban del cantante, los gritos comenzaron a escucharse, y en medio de la manta blanca, se asomaba poco a poco la figura de Luis Miguel, quien al caer la manta, apareció en el escenario con un elegante traje negro.

“Si te vas”, fue el tema con el que marco su regreso a los escenarios, el público coreaba el tema junto a él y así continuaron con, “Tú, solo tú”, “Amor, amor, amor”. “Vamos México, canten conmigo”, motivaba así Luis Miguel al público, para luego interpretar “Tres palabras” y “Ahora que te vas”.

La noche apenas comenzaba, y se mostraba sonriente y amable, para el que nunca dejó de sonreír. Fue entonces que se acercó al borde del escenario y las fanáticas se le dejaron ir encima, para poder agarrarle la mano y entre esas manos extendidas, se asomaba una rosa roja, que el cantante agarró y mantuvo durante las siguientes canciones.

Temas que desbordaban pasión al son de “No se tú”, “Esa niña”, “Amante del amor”, “Hoy en el aire”, “Todo por su amor”, “Hasta que me olvides”, “Te necesito”, “Tu y yo”… “Un aplauso a todos ustedes esta noche, grandes motivaciones son fundamentales para estar en los escenarios, una es la música y la otra son todos ustedes, este público maravilloso, a todos lo fans, muchas gracias por tanto cariño, por tantos años, de verdad, muchas gracias”, palabras con las que Luismi enloqueció al público y que nuevamente por más de dos minutos gritaban su nombre y lo elogiaban con aplausos.

Ante las críticas de conciertos anteriores, en el que Luis Miguel figuraba por olvidar las canciones o poner el micrófono en voz del público para no cantar, esta vez salió a demostrar que está de regreso y le dará la vuelta al mundo, no fue necesario ocupar los telepronter que se encontraban a los costados del escenario.

El intérprete canto de principio a fin e incluso de manera sorpresiva, prendió al público al bailar, sí bailo y de una manera bastante sexy y claro que no podía faltar su peculiar paso, en el que con un pequeño brinco, alza el pie y se lleva la mano a la cabeza.

Esa es la esencia que ha tenido el Sol de México durante años de trayectoria y que una vez más demostró por que la gente lo quiere tanto, pese a los errores que pueda cometer. Una breve pausa llego, tiempo en el que aprovecho para quitarse el saco y en el que apareció un piano en medio del escenario, con las pantallas llenas de velas, que remontaban a una velada romántica.

Los temas “No me platiques más”, “La barca”, “La mentira”, “Contigo a la distancia”, “La gloria eres tú” y “Solamente una vez”, así de romántico nuevamente se acerco al público y recibió una segunda rosa, al tiempo que saludaba a todos los fanáticos que lograron colarse al filo del escenario.

El fanatismo era tan eufórico, que algunas de las chicas que estaban presentes, no les importó llenar de besos a la gente de seguridad con tal de poder tener un acercamiento al cantante, algunas hasta se pasaron hasta por debajo de los asientos, para poder llegar al escenario.

Una noche llena de sorpresas, en las que el mariachi no podía faltar y ahora con vestimenta completamente negra, salió el cantante para ponerse muy mexicano al ritmo de “Soy lo prohibido”, “Serenata huasteca”, “No discutamos más”, “Siete mares”, “Porque te conocí”, “Llamarada” y más.

Con la bandera de México de fondo, se acercaba el momento de despedirse del cantante, pero no se podía ir sin antes cantar éxitos que ponen a bailar a todos como, “Isabel”, “La chica del bikini azul”, “Será que no me amas” y “Cuando calienta el sol”, mientras se llenaba el recinto de papelitos blancos que despedían al cantante.

El público no paraba de gritar, por lo que el Sol regresó e incluso se bajó por los costados del escenario para estar más de cerca del público; fueron momentos de terror para su seguridad, quienes tuvieron que controlar a las fanáticas y el cantante, fascinado, que no dejó de enseñar sus dientes blancos durante toda la noche.

Luis Miguel esta de regresó, así que el público seguramente lo agradecerá en cada una de sus presentaciones.

Imprimir