Franeleros, amos de alrededores de edificios públicos en la Doctores | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 23 de Febrero, 2018

Franeleros, amos de alrededores de edificios públicos en la Doctores

Cobran entre 30 y 100 pesos, dependiendo del tiempo que el conductor desee utilizar el espacio ◗ Si un automovilista se niega a pagar la tarifa (establecida por ellos mismos), no permiten que se estacione; y si éste ya utilizó el espacio y no quiere pagar las horas extra, impiden que salga

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

En la zona de juzgados, en la colonia Doctores, franeleras y franeleros no sólo se apropian del espacio público, sino que también cobran por tiempo a los automovilistas que desean estacionar sus vehículos en esas calles.

Si un conductor se niega a pagar la tarifa que ellos establecieron por el uso de “su” cajón, los franeleros no lo dejan aparcar, y si éste ya utilizó el espacio y no quiere pagar por el tiempo extra impiden que salga.

La dinámica es un súplica con tinte de amago: uno de los viene-viene se pone frente al vehículo, mientras que otra persona hostiga y amenaza al conductor, hasta atemorizarlo a tal grado que termina por pagar la tarifa.

El pago es seguro después de que uno de los franeleros mete hasta medio cuerpo por la ventanilla del conductor, mientras implora que se le dé un dinero extra.

“Ándele señito, sólo deme un poco más porque si no, no la vamos a dejar ir. Que sea el extra para sacar lo de mi comida”, amenazan las personas con trapos en las manos.

En las calles Doctor Andrade, Doctor Valenzuela, José María Vértiz, desde Arcos de Belén hasta Doctor Pascua, están secuestradas las banquetas y el arroyo vehicular con filas de automóviles.  

Los franeleros cobran desde 30 hasta 100 pesos, dependiendo del tiempo que la persona tarde.

La calle Doctor Lavista es una de las más afectadas, pues la arteria se encuentra sobrepasada por los automóviles estacionados hasta en triple fila, dejando únicamente un carril para que circulen los carros.

Lo mismo ocurre en Doctor Andrade, donde se encuentran los juzgados; en esta vía franeleras y franeleros tomaron el control de la vía pública.

Es tal el número de autos estacionados que de manera inmediata se colapsa la zona, ya que es imposible abrir paso a todos los usuarios que acuden tanto a los juzgados como al Registro Civil de Arcos de Belén.

A los franeleros se suman los vendedores ambulantes, quienes también se apropian de las banquetas e impiden el paso de los peatones y si alguno de los vecinos o personas que pasan por la zona se queja de la mercancía, se hacen acreedores a insultos.

PIDEN MÁS ORDEN. Marco, dueño de uno de los estacionamientos que hay Doctor Andrade, dijo estar de acuerdo en que se realicen más operativos por parte del gobierno capitalino, pues le ayuda a que tenga un mayor número de usuarios.

“Ahorita están con el tema de los parquímetros, yo sí estoy de acuerdo porque a mí me beneficiarían y ganaría más dinero, porque todos vendrían a mi estacionamiento”, comentó.

El joven aseguró que ya es necesario que la Secretaría de Seguridad Pública capitalina lleve a cabo un operativo para que se haga un reordenamiento y se lleven a todas las personas que lucran con el espacio público. También expresó que desde hace más de dos meses ninguna grúa de tránsito a acudido a hacer revisión de la zona.  

NADIE ES DUEÑO. En días pasados, Roberto Remes, titular de la Autoridad del Espacio Público, aseguró que “una calle no pertenece a nadie” y que los habitantes de las casas vecinas o los propios franeleros  no pueden pensar que son los dueños o propietarios.

El funcionario capitalino refirió que lo que se haga con el espacio público es en bien de los capitalinos y del mejoramiento urbano, “cuando pones un pie en la calle ya estás en vía pública”.

 

Imprimir