Universidades públicas, autonomía y acceso a la información

Ulises Lara López

En la presentación del libro: Estudio sobre los alcances del derecho de acceso a la información en universidades e instituciones de educación superior públicas dotadas de autonomía, derivado de la reforma constitucional en materia de transparencia, cuyo autor es Jorge Islas, exabogado general de la UNAM, especialista en Derecho a la Información y Defensor de la Audiencia del Canal del Congreso, ante académicos, catedráticos y comisionados del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) consideraron que las universidades públicas no deben escudarse en su autonomía para incurrir en opacidad y evadir la rendición de cuentas,  sostuvieron que la autonomía no se contrapone con la transparencia.

En este evento estuvo presente el exrector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente, afirmó que lo que más le conviene a las universidades es que a la sociedad, “que es la que nos auspicia”, no le quede la menor duda de que los recursos son utilizados correctamente, y para ello deben someterse a un escrutinio de instancias con facultad para hacerlo. Comentó que hubo voces en la propia universidad que lo acusaron de poner en entredicho la autonomía universitaria. “Mi respuesta fue que en ejercicio de la autonomía universitaria fuimos a presentar, para defender a la Universidad, para defender a su autonomía, fuimos a presentar estos estados financieros, porque lo que más le conviene a la Universidad y a las universidades es que a la sociedad, que es la que nos auspicia, no le quede la menor duda de que es un recurso que está siendo utilizado de manera positiva”, comentó. De la Fuente dijo que recordaba ese capítulo porque todavía hay quienes, desde las universidades, confunden sin ningún fundamento la autonomía, “pues debo decirlo, con casi casi la opacidad”.

Por cierto, no estuvo presente en este evento, representante de la oficina de la Secretaría de Educación Pública, en realidad no sabemos si por la convocatoria de los organizadores o por considerar que las reuniones con la ANUIES que por cierto es una asociación no gubernamental, se cumplen todas las metas gubernamentales y para muestra está la reunión en la que participaron cinco universidades públicas las cuales se pronunciaron en contra de recortes dada la precaria situación financiera por la que atraviesan, a pesar de cumplir con los estándares de calidad que impone la SEP.

Los rectores y representantes de universidades públicas del país firmaron el manifesto en contra de las restricciones presupuestales del gobierno federal y de la mercantilización de la educación pública, en el documento demandan piso parejo en el financiamiento público, tras considerar que “no deben de existir universidades de primera y de segunda”. Lo anterior limita el incremento de la matrícula y genera condiciones degradadas para la admisión de estudiantes por no contar con los recursos para suficiente infraestructura, mantenimiento y prestación de servicios escolares de calidad, así como el pago de salarios dignos para los trabajadores universitarios.

El pronunciamiento se acordó en la sesión especial del Foro de Reforma Universitaria “La Universidad Pública en la Agenda del Desarrollo Nacional”, promovido por los rectores de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca; así como de la Universidad Autónoma de la Cuidad de México; junto con los representantes de la Universidad Autónoma de Nayarit y de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

El Dr. Hugo Aboites Aguilar, rector de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), mencionó que la situación de crisis que se vive es una derrota muy profunda que sufrieron los maestros y los universitarios en la década de los 80 pues no se pudieron revertir las políticas de austeridad, donde la prioridad era pagar la deuda. Consideró que la derrota se reflejó en las universidades de los años 90 pues fueron sometidas a una serie de transformaciones con el pretexto, promesa y esperanza de que así iban a tener el lugar preponderante en la educación nacional, que iban a tener financiamiento suficiente y responsabilidad social, es por eso que cambiaron cosas sustanciales en las universidades, fueron modificadas a fondo. Después de 30 años de diversas modificaciones, la respuesta se está dando con más claridad; “no solo no nos querían cuando éramos universidades progresistas si no que ahora tampoco como universidades neoliberales”, manifestó. Por tanto, alertó que las universidades autónomas están en “peligro de extinción” y es por esto que se tiene que hacer un balance y tomar decisiones ya que la universidad es la representación del conocimiento que la sociedad necesita para sobrevivir.

Por cierto, ya viene la sesión del Quinto Consejo Universitario en la que de acuerdo a la convocatoria para la elección de Rector(a) de la UACM para el periodo de gestión 2018-2022. Entre los requisitos necesarios para aspirar al cargo están las de ser ciudadano mexicano en pleno ejercicio de sus derechos políticos y civiles; poseer al menos el grado de maestría; haber desempeñado cargos de gestión académica en instituciones de educación superior; estar comprometido con la universidad pública, con el conocimiento científico y humanístico y, en particular, con la construcción del proyecto educativo y social de la Universidad; tener experiencia académica mínima de 5 años; no ser ministro de ningún culto religioso en el momento de su designación; y no ocupar en el momento de su designación algún cargo de dirigente de partido político. Esperemos saquen las manos actores políticos ajenos a la Universidad en particular que no interfiera la Secretaría de Educación de la CDMX (SEDU).

En otra más de temas educativos, Andrés Sánchez Moguel del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) dijo que la prueba Planea 2017 mostró carencias en el aprendizaje de los alumnos de secundaria,  y señala que estos resultados es el riesgo de que los jóvenes se conviertan en ciudadanos incapaces de entender y defender sus derechos, de ser adultos que tampoco sepan distinguir entre las condiciones de préstamo entre uno y otro banco. Agregó que el dominio de lenguaje no sólo es saber leer, es decodificar las palabras, es decir, captar el mensaje que encierra un texto, por ejemplo que, en esta época electoral, quien no sea capaz de hacerlo se quedará en la superficie de los mensajes electorales, sin llegar a razonar las problemáticas de fondo, “tanto el español como las matemáticas son habilidades que nos permiten ejercer nuestros derechos ciudadanos”.

Si es verdad lo que comenta el funcionario del INEE, tenemos una gran labor para formar ciudadanía desde la SEP y sus homologos estatales pero cuando leemos las declaraciones de Sayonara Vargas Rodríguez, exsecretaria de Educación en el estado Hidalgo que dejó el cargo para contender por una diputación federal en el distrito I de Huejutla que luego del sismo del pasado 16 de febrero dijo “Hasta tembló, porque en el PRI está temblando con cada uno de los perfiles que tenemos”, creo que es urgente revisar los perfiles y las prioridades de los secretarios de educación de los estados y del gobierno federal porque se nota, que no es la formación de verdaderos ciudadanos.

 

 

Imprimir

Comentarios