Bienestar

Si los sismos destruyen tu tranquilidad

La estabilidad emocional de los mexicanos está vulnerada ante la advertencia de posibles terremotos. Nadie sabe con certeza la magnitud de los hechos que pudieran ocurrir, por lo que prepararse mentalmente

"Otra vez no”, fue lo que lamentaron los habitantes de la zona centro del país el pasado viernes 16 de febrero cuando la tierra se comenzó a estremecer.

“Otra vez no”, frase que en cada cabeza mexicana tiene diferentes significados, los cuales son acorde a lo vivido el 19 de septiembre pasado.

“Otra vez no”, oración que alude a la incertidumbre y por lo tanto genera estrés, factor al no controlar se pone en riesgo la salud, la integridad física y hasta la vida.

Qué ocurrirá y cuándo sucederán los hechos, son dos preguntas que ninguna autoridad científica está capacitada para responder en este momento, sin embargo se tiene la certeza de que si se sabe controlar el estrés, entonces ninguna situación crítica se apoderará de la razón durante la emergencia ni en momentos posteriores.

Dominar la mente para encausar al estrés y evitar que éste dañe la estabilidad emocional de las personas no es tarea sencilla, el libro Stress Management Técnicas para el control del estrés Neurociencias para mejorar el desempeño de Fernando Téllez Gómez (AskingUniversity 2015) propone que así como un monje tibetano tolera el frío sin abrigo alguno, cualquier persona podría encarar la adversidad sin dolor, siempre y cuando aprenda a tomar el control de sí misma. No saber cómo controlar el estrés deja vulnerables a las personas y por eso es que con facilidad producen altas cantidades de cortisol (hormona del estrés) cuando escuchan la alerta sísmica. Estar constantemente con altos niveles de esta sustancia entorpece la química cerebral y por eso es que se da cierta credibilidad a noticias falsas e irracionales como la predicción de un sismo catastrófico.

Cerebro estoico. Las emociones y sentimientos que se experimentan al sonar la alerta sísmica o durante los primeros momentos del movimiento telúrico podrían equipararse con el estrés que asfixia a los empleados en momentos críticos. Al respecto Fernando Téllez apuntó: “Ante entornos cambiantes y exigentes podemos sentir que la presión rebasa nuestra capacidad”.

Stress Management explica que un pensamiento puede desencadenar una respuesta estresante, la cual no necesariamente está asociada a un acontecimiento real, sino simplemente a una expectativa de que algo pueda salir mal. Por lo tanto, lo que cada persona piense que va a ocurrir cuando llegue el temblor, es meramente una especulación, pues no ha sucedido, es un imaginario.

De acuerdo con el autor, entender que nuestro cerebro tiende a construir este tipo de respuestas, permitirá crear estrategias de adaptación efectivas, es decir, se hará consciente el error a través del análisis y así se implementarán acciones asertivas.

Para dominar nuestro propio cerebro, hay que comenzar un largo e intrincado camino, pues la meta exige adquirir hábitos y abandonar costumbres poco útiles. Entre las recomendaciones elementales que hace el libro está la de tener un programa de actividad física, primer paso para lograr la relajación. Sugiere practicar actividades como taichí, yoga y meditación en las cuales estan involucrados el movimiento corporal y la respiración. El libro explica que estas disciplinas son precursoras de sustancias químico cerebrales y hormonas como la oxitocina, gaba y serotonina, las cuales producen sensación de bienestar.

Para las personas que acostumbran a cuidar lo que comen, quizá resulte novedoso saber que esta conducta facilita el control del estrés y del cerebro en general, pues los nutrientes estimulan la producción de neurotransmisores básicos para el bienestar: “Los alimentos ricos en hidratos de carbono favorecen la producción de serotonina y los proteícos de dopamina y noradrenalina. Juntos estos neurotransmisores ayudarán a la motivación y a sentirnos bien. Una disminución sensible podría contribuir a estados ansiosos”.

Stress Management no es un libro que describa técnicas para enfrentar las diferentes crisis que se presentan durante o después de un sismo, sin embargo si es un método con el que se pueden manejar situaciones estresantes.

En este sentido, otra de las recomendaciones que hace Fernando Téllez es aprender cosas nuevas, cambiar de rutina, enfrentar el mundo desde los zapatos de otra persona, incluso del sexo opuesto. El especialista en Desarrollo Humano y Alta Dirección explica que de esta manera se podrán crear nuevas redes neuronales con lo que el cerebro aprenderá a procesar información de manera más eficiente.

El libro indica que el cerebro humano tiende a buscar situaciones que le brinden placer y a realizar conductas repetitivas, con diferentes experimentos de laboratorio el autor sostiene tal afirmación, por lo que para crear nuevas redes neuronales de manera eficiente sería útil elegir actividades placenteras, quizá aprender un nuevo idioma, a tocar un instrumento musical o el baile.

Si de un dispositivo o de una computadora se espera que el procesador sea lo más rápido posible para ¿por qué no intentar lo mismo con la mente humana? De acuerdo con Fernando Téllez con la práctica constante se podrá lograr el control mental, el cual “te permite concentrarte en el presente y desconectarte del exterior.

Imprimir