Nacional

“Muchas personas están esclavizadas por las adicciones”, afirma Aguiar

Carlos Aguiar en la Basílica de Guadalupe.

El arzobispo Primado de México, Carlos Aguiar Retes, advirtió que en la actualidad, han crecido un sinnúmero de “esclavitudes” en adicciones, donde “un sinnúmero de nuestros hermanos se hunden y están perdidos; y Dios quiere actuar y sacarnos de esas esclavitudes para lograr la verdadera libertad, que nos lleve al proyecto de Dios, aprender amar a Dios y reconocer a los demás como nuestros hermanos”.

En su homilía dominical en la Basílica de Guadalupe, el purpurado agradeció la presencia de la alcaldesa de la ciudad de Roma, Virginia Reggi, y ante quien externó su confianza en que su visita permitirá fortalecer los lazos.

El arzobispo Aguiar Retes resaltó que se necesita constantemente escuchar al profeta, escuchar la voz de Dios, hacerla resonar en nuestra conciencia y en consecuencia actuar, pero se necesita como dice el Evangelio, que cuando tomamos las decisiones según nuestros contextos, nuestros círculos de relación, nuestros compromisos, sean sociales o eclesiales, se tienen que hacer en comunión y no individualmente, sino a partir de una convicción personal de transmitirlo, compartirlo y actuarlo, ejecutarlo.

“Esta reflexión nos la pone hoy la liturgia en este hermoso tiempo de la cuaresma y quiero advertir –puntualizó– que a veces entendemos más la cuaresma a partir de ciertas expresiones que tiene la tradición sobre el ayuno y la abstinencia de carnes, etcétera, pero que desde el Concilio Vaticano Segundo, el Papa Paulo Sexto, y hoy el Papa Francisco, nos están invitando más a expresar nuestra caridad hacia los demás más que siempre renuncia de cosas en nuestro entorno personal, necesitamos esa renuncia existencial de no sólo pensar para bien de mí mismo, sino tener siempre en cuenta el bien de los demás.

“Pidámosle a María de Guadalupe –dijo– que retomemos nuestra historia, pero que no nos quedemos atados a esa historia, sino que la hagamos avanzar hacia un futuro esperanzador para salir de todas nuestras situaciones que son contrarias a la ley del amor, a la ley que Dios quiere que impere en todos nosotros”.

Imprimir