El inmigrante Jorge Drexler empatiza con el colectivo Dreamers | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 27 de Febrero, 2018

El inmigrante Jorge Drexler empatiza con el colectivo Dreamers

El cantante y compositor uruguayo llegó a México como parte de la gira promocional de su más reciente material discográfico Salvavidas de Hielo, en el que aborda el tema de migración.

El inmigrante Jorge Drexler empatiza con el colectivo Dreamers | La Crónica de Hoy
Foto: Especial

“No suelo hacer canciones explícitamente de política o protesta, pero sí una canción con tendencia a la empatía y en este disco creo que, de los discos que he hecho, es de los que toma más partido en esa disyuntiva”, comentó Jorge Drexler, en la conferencia de prensa que se llevó a cabo hace unos días en el Museo Memoria y Tolerancia, ubicado en la Ciudad de México.

El cantante y compositor uruguayo llegó a México como parte de la gira promocional de su más reciente material discográfico Salvavidas de Hielo, en el que aborda el tema de migración desde diferentes ángulos, a través de las distintas paradojas que la situación exhibe a lo largo de la historia de la humanidad.

“La verdad es que se me olvidó de qué venía a hablar después de ver el museo, estoy muy conmovido todavía porque parte de la historia que se ve, es parte de la historia de mi familia y, además porque no lo recorrí solo, sino que lo recorrí con un grupo de personas que son parte de la historia contemporánea de la intolerancia y la segregación; es un grupo de Dreamers que me han acompañado y que tuve el privilegio tener a mano, de conocer un poco más su historia y conocer un poco más del caso; de la situación tan deshumanizada y tan terrible del limbo legal en el que viven los Dreamers hoy en día”, comentó el cantante quien, con un semblante pensativo, entró a la sala para comenzar la conferencia con una reflexión acerca de lo que notó en el museo, instantes antes de entrar con la prensa.

“El mundo en este momento se divide entre una tendencia hacia la empatía y hacia la no empatía. En este museo se ve el estadio más grave de la ausencia de empatía, pero esa disyuntiva creo que es lo más importante hoy en día”, agregó.

A propósito de ello, definió la conexión que existe entre el contexto político actual, con uno de los temas más simbólicos del disco, que lleva por título “Movimiento”; para el cual se realizó un videoclip que cuenta con la colaboración de la corredora tarahumara Lorena Ramírez.

“Nuestra especie surge hace muy poquito, surge de un sector de África que en muy pocas decenas de año conquista todo el planeta, o sea que como especie nos hemos estado moviendo siempre; cuando yo digo en la canción ‘Movimiento’: ‘Yo no soy de aquí, pero tú tampoco’, lo creo sinceramente”, aclaró. 

“Robarse el derecho a la propiedad de un sector específico o de un territorio, teniendo en cuenta que los americanos, son territorios de naciones muy jóvenes, que gran parte están formadas por la interacción entre tres culturas: la cultura precolombina, la africana, traída a la fuerza y la inmigración europea. Es decir, es tan ridículo pensar de repente que, si establecemos una diferencia categórica entre quien se puede quedar en un sitio y quien se puede ir, yo todavía sigo sin entenderlo”, dijo.

Hizo hincapié en el sentido de pertenencia como una forma inherente al ser humano, mediante la cual, las personas comunican su existencia.

“Inclusive una de las canciones como ‘Telefonía’ que aparentemente es una canción de amor, establece un puente empático entre las diferentes maneras de comunicarnos, desde los rollos de papiro, las servilletas en los bares, hasta los teléfonos móviles. Somos una especie que nos gusta, particularmente, estar en contacto unos con otros; somos una especie gregaria. Nos encanta dejar constancia de nuestra presencia”, comentó.

“En ese caso todo adquiere una resonancia extra. Con cada una de las personas del colectivo Dreamers, con el que hablé, el tema de la separación familiar está presente entre todos; unos han dejado hijos ahí, otros han dejado padres. Piensen lo que es para una persona que ha dejado el resto de su familia en el lugar al que no puede ir y lo que significa poder tener una comunicación telefónica o tener un grupo de Whatsapp; inclusive, en casos menos grave, como el mío”, explicó.

“Yo puedo volver a Uruguay todas las veces que quiera, puedo ir y venir, me gano la vida con lo que me gusta hacer, no me fui escapando de una hambruna, ni me fui deportado de Uruguay, sin embargo, siempre hay una fractura; es decir, yo tengo la mitad de mis afectos de un lado, la otra mitad en el otro y sinceramente agradezco mucho los puentes de comunicación que pueda entablar con mi familia”, añadió.

Drexler continuó con la reflexión referente al tema migratorio que atañe el contexto actual de México, sin dejar de lado su reconocimiento al colectivo Dreamers por el esfuerzo que hacen respecto al tema.

“Yo soy el más privilegiado de los inmigrantes que ustedes podrán encontrar, me fui a vivir a España para llevar adelante un sueño vocacional, para dedicarme a escribir canciones instigado por Joaquín Sabina en el año 95, crucé el charco y me fui a vivir ahí, pero cualquier migración siempre es un acto traumático, incluso para uno que, como en mi caso, está en las mejores condiciones posibles”, confesó.

 “Cuando estás parado a un lado del vagón utilizado como herramienta de deshumanización y hablas con personas que han sido deportadas, el efecto es exponencial, no es lo mismo verlo escrito en un libro que saber que el ser humano no aprende nada y que sigue con esta tendencia”, reflexionó.

Finalmente dejó en claro su postura sobre la relación que hay entre México y Estados Unidos, respecto a la ley impuesta por el presidente Donald Trump.

“Es un ejemplo de que seguimos pisando en la misma piedra sin darnos cuenta en realidad, es decir, criminalizando inmigrantes y dejando muchas veces libres a criminales realmente peligrosos”, comentó.

“Ellos (integrantes del colectivo Dreamers) me han contado que han pasado por centro de detención, personas que son inocentes, que van de su trabajo a otro lado y son detenidas, que han pasado semanas, meses o hasta dos años en el centro de detención y es una locura; por el acto de inmigrar. En la canción lo digo literalmente, yo soy padre, hijo, nieto y bisnieto de inmigrantes, no hay ninguna de las cuatro generaciones de mi familia, incluida mi hijo, que viva en el mismo lugar donde nació, entonces estos temas me tocan muy de cerca”, enfatizó.

“La canción movimiento está escrita para esta situación, está dirigida a una persona que se arroba el derecho de decir usted no es de aquí y yo sí lo soy. Hay que tener muy poca perspectiva para ser de un país como Uruguay, México y Estados Unidos, formado en gran parte por horas de inmigración y penalizar el mismo proceso de la migración que fue el que hizo grande esos países”, concluyó.

havh

Imprimir