Nacional

Renunciar a la seguridad para no violar DH “no es alternativa”

El investigador del CIDE, Jorge Chabat, advirtió que tampoco lo es violar los derechos humanos para favorecer la eficacia de la seguridad pública”.

Foto: Especial

El investigador del CIDE (Centro de Investigación y Docencia Económicas), Jorge Chabat, advirtió este martes que renunciar a la seguridad para no violar los derechos humanos “no es alternativa, como tampoco lo es violar los derechos humanos para favorecer la eficacia de la seguridad pública”.

Al participar en la Conferencia Internacional “Seguridad y Justicia”, organizado por la UNAM y la CNDH, el especialista propuso la creación  de “una fuerza intermedia” de las policías, que están, dijo, “rebasadas y corrompidas”, y las fuerzas armadas, que no están diseñadas para ello, a fin de “hacer frente al crimen organizado sin violar los derechos humanos”.

Afirmó que dicha “fuerza intermedia” deberá tener todos los controles que sean necesarios y que ahora mismo le faltan a la ley  de Seguridad Interior, cuyo destino nadie tiene seguro, ya que las controversias constitucionales que se han interpuesto en su contra, esperan el desahogo correspondiente en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Durante el desarrollo de la mesa denominada “Seguridad a Publica, Ciudadana, Humana, Nacional e Internacional”, Chabat afirmó que la Ley de Seguridad Interior “hace corto circuito” a nivel constitucional por lo que, desde su punto de vista, es insostenible ante la SCJN y sin duda será ampliamente reformada.

Admitió que hoy en día “una situación de emergencia no puede ser resuelta por las policías municipales, estatales y federales”, por lo que el Estado se ha visto obligado a hacer uso de las Fuerzas Armadas para enfrentar al crimen organizado.

Sin embargo, reconoció que el Ejército Mexicano y la Marina Armada de México, “no sean preparados, ni es su naturaleza, luchar contra el narcotráfico y el crimen organizado. Las bases legales que les otorga la Ley de Seguridad Interior a las Fuerzas Armadas del país, son ambiguas y no resuelven el problema”, subrayó.

En su oportunidad, en esa misma mesa, el especialista en materia de seguridad Raúl Cepeda, afirmó que la seguridad pública en México “está absolutamente militarizada”, pero la operación de las Fuerzas Armadas, además de ilegal, ha sido escasamente exitosa.

En este sentido, afirmó que de 2007 la fecha, -es decir, ya poco más de una década-, cuando se dispuso la presencia de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, “ha aumentado exponencialmente el número de quejas contra esas instituciones por la los violación de derechos humanos, las detenciones arbitrarias y los cateos su visitas domiciliarias ilegales.

Por su parte, José Francisco Villa, representante de la organización “Causa en Común”, advirtió que en un país democrático como es supuestamente México, “es muy peligroso que las Fuerzas Armadas manden a las policías civiles”.

Finalmente advirtió que, la Ley de Seguridad Interior, ordenó en su estado actual, presenta el riesgo de que las Fuerzas Armadas se perpetúen, en México, en las tareas contra el crimen organizado, que no les competen n modo alguno.

havh

Imprimir