Espectáculos

Mejor Actriz: McDormand brilla en el año de las mujeres en Hollywood

El 2017 será recordado como el año en que las mujeres alzaron la voz contra el acoso sexual en Hollywood. Desde que en octubre se dio a conocer el escándalo de Harvey Weinstein no han parado las denuncias contra personalidades que también han cobrado sus víctimas en la carrera por los Oscar, como han sido los casos de Kevin Spacey fuera de Todo el dinero del mundo y James Franco, sin nominación.

Los aplausos más fuertes en las ceremonias de premiación han sido para los discursos de las mujeres, y las alfombras rojas se han teñido de vestimentas negras como símbolo de unidad. Además, cabe destacar que una buena parte de las películas favoritas para ganar siguen historias protagonizadas por mujeres, como es el caso de la favorita Frances McDormand.

La competencia era tan dura que nombres como los de Annette Bening (Las estrellas de cine no mueren en Liverpool), Judi Dench (La reina Victoria y Abdul), Jessica Chastain (Molly’s Game), Vicky Krieps (El hilo invisible) e incluso Daniela Vega (Una mujer fantástica), se quedaron sin nominación por el gran nivel de este año.

Sally Hawkins. Cuenta la leyenda que fue en la celebración de los Globos de Oro del 2012, cuando Alfonso Cuarón competía por Gravedad, cuando Guillermo del Toro (un poco tomado) le dijo a Hawkins que tenía un papel ideal para ella: “Estoy escribiendo una película perfecta para ti donde te enamoras de un pescado”. La idea le pareció genial a ella y así se dio el primer encuentro de complicidad. Ella, quien recibe la segunda nominación de su carrera (la primera fue a Mejor Actriz de Reparto por Blue Jazmin, de Woody Allen), ahora llega a la máxima justa de la actuación con un papel de cuento de hadas.  Da vida a una limpiadora muda que trabaja en unos laboratorios del gobierno en los que se enamorará de una misteriosa criatura acuática. Hawkins captura y transmite la esencia de Elisa a la perfección. Es una mujer que desprende sensualidad, inseguridades y determinación.

Frances McDormand. Es la actriz más admirada del momento. Su prolífico trabajo en Tres anuncios por un crimen es al mismo tiempo el reconocimiento a una trayectoria que data de 1984, y de la que se han derivado excelentes papeles como musa de los hermanos Coen, o en el cine de Wes Anderson. Forma parte del selecto grupo de 23 actores que tienen la denominada Triple Corona de la Interpretación: el Oscar (por Fargo, en 1996), el Tony (por el drama Good People, en 2011) y el Emmy (por Olive Kitteridge, en 2015). Al Oscar también estuvo nominada por Arde Mississippi, Casi famosos y En tierra de hombres. Ahora figura como la favorita de la competencia por su rol de Mildred, una mujer rota por el violento asesinato de su hija adolescente a manos de un violador que nunca fue detenido. Harta de que las autoridades no hagan su trabajo, decide usar tres vistosos carteles del pueblo en el que vive para denunciar la ineptitud de la policía que investiga el caso.

Margot Robbie. Si Margot Robbie ya había robado el corazón de más de uno con El lobo de Wall Street (2013), de Martin Scorsese, no ha sido hasta Yo, Tonya cuando se ha ganado el respeto del mundo como artista. Una película basada en la vida real de Tonya Harding, quien fue la primera mujer estadunidense en completar un salto de triple axel en competición de patinaje sobre hielo, en 1991; sin embargo, la historia detrás de esa mujer récord no es un retrato color de rosa. ­Robbie hace un trabajo sensacional en cada una de las escenas cargadas de humor y dolor al mismo tiempo.

Saoirse Ronan. Lady Bird es una chica que estudia en una escuela católica de niños ricos, pero ella no tiene una familia millonaria. Sin embargo, tiene un sueño en la vida que es dejar Sacramento, pues dice que es un lugar en el que no ocurre nada, para tener verdaderas aventuras en Nueva York o Chicago. Esta chica que es interpretada de forma fenomenal por Saoirse Ronan, quien con sólo 23 años ya podemos decir que es una de las grandes actrices del momento, pues con este trabajo alcanza la tercera nominación al Oscar en su carrera, y segunda como Mejor Actriz Protagonista después de la odisea romántica de Brooklyn (2015).

Meryl Streep. Por muchos años el rostro de Meryl Streep se ha vuelto familiar en la competencia de los Premios Oscar. Ahora aumentó su record a 21 nominaciones. Muchas de ella han sido inmerecidas pero en esta ocasión no hay discusión, si bien no es la mejor interpretación de su carrera sí hace un trabajo respetable como Katharine Graham, quien ganó notoriedad tras asumir la presidencia del periódico Washington Post tras el suicidio de su marido. La heredera deberá luchar para convencer a los demás y a sí misma de que es la digna ocupante de ese puesto de liderazgo en un momento clave para el futuro del periodismo y de su propio periódico.

Imprimir